marzo 4, 2008

LOCALIZAN EN GRANDAS OTRA FOSA COMÚN EN LA QUE PUEDE HABER TRES CUERPOS
nada

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica cree que entre esos restos están los del comandante Moreno.

L. F. M./El Comercio Digital/2-02-2008

El último capítulo de la historia de los hombres del Batallón Galicia -asesinados por un grupo de falangistas en octubre de 1937- está a punto de llegar a su fin. La tercera de las fosas en la que supuestamente fueron enterrados tres de sus integrantes fue hallada ayer por técnicos y voluntarios de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) en el alto del Acebo, en el límite entre los concejos de Grandas de Salime, en Asturias, y Fonsagrada, en Galicia. El pasado verano ya fueron descubiertas otras dos fosas con los restos de once hombres. Entre ellos, el del gijonés Jaime Machicado, comisario político del Batallón Galicia y militante del sindicato anarquista CNT. Era el único asturiano del batallón republicano.

El testimonio de dos hermanos del núcleo lucense de Monteseiro -que fueron obligados a cavar las fosas cuando tenían once y doce años- facilitó la búsqueda de los lugares del enterramiento.

Los trabajos habían continuado durante estos meses para tratar de localizar los cuerpos del coruñés comandante Moreno y otros dos compañeros, pero no fue hasta el viernes cuando «nos pusimos sobre la pista gracias a las indicaciones de un georadar de la Universidad de Vigo», explicó ayer Carmen García Rodeja. El trabajo manual, más minucioso, permitió descubrir los primeros restos humanos ayer por la mañana.

«Esperamos haber encontrado dos o tres cuerpos», señaló García Rodeja. Los miembros de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica están convencidos de que entre esos restos se encuentran los del Mayor de Milicias José Moreno Torres.

La fosa se encuentra perpendicular a la carretera, como habían señalado los dos hermanos que enterraron los cuerpos en 1937. Una vez localizada, los trabajos para llevar a cabo la exhumación comenzarán «la próxima semana».

En el otoño de 1937, los catorce hombres enterrados en el alto del Acebo huían a pie hacia La Coruña, donde esperaban fletar uno de los barcos que el sindicato anarquista CNT, que aún contaba con una gran infraestructura en la capital gallega, ponía a disposición de los perseguidos para poder llegar a Francia. El 29 de octubre hicieron noche en el alto del Acebo, donde fueron encontrados por agentes franquistas y nueve de ellos murieron fusilados.

Algunos lograron escapar de este primer envite de las fuerzas nacionales, pero pocos días después fueron encontrados en Fonsagrada donde, al parar en una fonda del municipio lucense para pernoctar, fueron delatados y fusilados por agentes de la Guardia Civil y militantes de Falange, que controlaban los pasos de los huidos. Fueron enterrados en el mismo lugar que sus compañeros. Poco después, el comandante Moreno fue alcanzado, torturado e, igualmente, enterrado en el alto del Acebo.

Los restos hallados en esa fosa común ya están siendo analizados, para su identificación, en el laboratorio de la Facultad de Medicina Legal y Forense de la Universidad del País Vasco, en San Sebastián.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: