LAS VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO PIDEN UNA LEY DE FOSAS COMO LA CATALANA

abril 12, 2008

LAS VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO PIDEN UNA LEY DE FOSAS COMO LA CATALANA
nadaLa Generalitat completa las lagunas sobre exhumaciones de la Ley de la Memoria Histórica.

Público.es/DIEGO BARCALA
– Madrid – 10/04/2008
 

Las penurias pasadas por las milicias del POUM (Partido Obrero Unificado Marxista) en el frente aragonés de Catalunya, contadas por el brigadista y escritor inglés George Orwell, es el único Homenaje a Catalunya que conocíamos hasta ahora sobre la defensa republicana en la Guerra Civil.
Desde el pasado 25 de marzo, los vencidos empiezan un nuevo capítulo de esa oda. La Ley de Fosas Comunes establece, por primera vez tras el final del franquismo, que una administración -en este caso la Generalitat- dignifique la memoria de las víctimas de la represión.
El resto de familiares de desaparecidos y fusilados en el resto de España exige al Gobierno que imite a Catalunya para hacer el definitivo homenaje a la España vencida.
La ley catalana de fosas comunes ha supuesto un alivio para miles de personas que han dedicado su vida a luchar por una lápida para su familiar enterrado en una cuneta desconocida o en una fosa común desde los años 30.
El Govern ha detallado ahora un protocolo que la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica reclama para el resto de España. Desde la aprobación el pasado diciembre de la Ley de la Memoria Histórica estatal, el reglamento para exhumar fosas está paralizado.
Juan Riquelme, de 62 años, vive en Caracas (Venezuela) y es la tercera generación de su familia que busca a Santiago Pujol, un médico del Cuerpo de Sanidad Militar republicano.
Fue visto por última vez en enero de 1939 cuando su hermana y su cuñado le dejaron en el hospital de Camprodón (Lleida) a la espera de que pudiera huir con ellos a Francia.
Nunca llegó a cruzar la frontera y no dejó restos fiables sobre cuál fue su final. Juan considera inadmisible que el Gobierno español no facilite un registro o un archivo para que los familiares reclamen.
Desgaste generacionalLos principales beneficiados del impulso de una ley de fosas comunes o desaparecidos de la Guerra Civil son ancianos. Una generación para quien tener a un familiar enterrado sin una lápida es muy duro, independientemente de sus creencias religiosas.
“¿A qué esperan, a que el desgaste generacional olvide el pasado?”, reflexiona Riquelme.En Catalunya no ha sido abierta ni una fosa de soldados republicanos desde la instauración de la democracia.
“No hemos querido hacer nada sin la vinculación al gobierno”, reconoce el presidente de la Asociación para la memoria histórica de Catalunya, Manel Perona. Frente a ellos han encontrado varios obstáculos, sobre todo políticos. La eterna disculpa conservadora de no remover el pasado ha perjudicado la creación de la recién aprobada Ley de Fosas.
“Muchos fueron enterrados en los márgenes de caminos donde ahora se han construido carreteras. Además, muchos de los testigos ya han fallecido”, describe Perona. La Generalitat facilitará ahora los registros, las pruebas de ADN y las exhumaciones de las más de 150 fosas comunes catalanas.

Estancamiento de la ley

La ley es el hito que la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica reclama para todas las fosas. Esta asociación, que exhumó a Emilio Silva, el primer fusilado identificado con una prueba de ADN, lamenta que la falta de desarrollo de la ley de la Memoria aprobada el pasado diciembre haya dejado las cosas tal como estaban.
Trabajan con voluntarios, especialistas forenses y expertos paleontólogos que contratan por su cuenta para encontrar a los familiares de sus asociados. El correo de la asociación echa humo.
El franquismo lo llamó “la causa justa”

La última historia que han recibido vía mail es escalofriante. Los descendientes de un represaliado huido del mismo paredón han pedido su ayuda para recuperar los cuerpos de la mujer y los hijos del huido del fusilamiento. Los militares del bando nacional los mataron como respuesta a la huida de su verdadero objetivo.
Son cientos de historias que durante décadas han quedado en la memoria doméstica de cada familia mientras el régimen de Franco homenajeaba a sus víctimas desde el día siguiente a conseguir el poder.
El franquismo lo llamó “la causa justa”. A través de los periódicos de la época, el régimen pidió la colaboración ciudadana para localizar los lugares donde los republicanos cavaron las fosas de los represaliados en el bando vencido.
El nieto de Emilio Silva, que lleva su mismo nombre y apellido y preside la ARMH, repasa los recortes encuadernados del ABC de 1940 con las listas completas de nombres y apellidos de los fusilados por la República.
“Luego dicen que no hubo homenaje para ningún bando”, comenta mientras repasa la hemeroteca con las fotos de gloria para los caídos del bando nacional.
La organización de Silva ha conseguido levantar miles de cuerpos de las fosas de la guerra civil sin ningún apoyo gubernamental. En su punto de mira están ahora los desaparecidos.
El juez Garzón, que siempre ha defendido la recuperación de la memoria histórica, tiene en su cajón una petición de la asociación para investigar las desapariciones en España.
Son historias de fusilados como Félix Becerra, Joaquín Lamiel, Joan Moner, Antonio Gea y demás republicanos desconocidos cuyos descendientes, 72 años después, se siguen sintiendo vencidos.
La Generalitat ya puede dignificar la memoria de los represaliados
Las víctimas del franquismo piden para España una Ley de Fosas como la de Cataluña
ELPLURAL.COM/11-04-2008
La ley catalana de fosas comunes es un ejemplo a seguir para toda España. Al menos así lo entienden los miembros de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica y las víctimas del franquismo, que ven las actuaciones de la Generalitat como un ejemplo a seguir a la hora de aplicar la Ley de Memoria Histórica. Y es que, según recoge Público, la aplicación de la ley de fosas ha sido “un alivio” para miles de personas que han dedicado su vida a conseguir una lápida para sus familiares fusilados.
La Ley de Fosas Comunes establece que una administración pueda dignificar la memoria de las víctimas de la represión. Es por ello que en el resto de España las víctimas están exigiendo al Gobierno que se apliquen medidas similares a las emprendidas en Cataluña.

Los ancianos, beneficiados

Los principales beneficiados del impulso de una ley de fosas comunes son los ancianos, que durante años han tenido a sus familiares enterrados en lugares donde ni siquiera se podía tener una lápida que los identificase. A partir de ahora, sin embargo, podrán recordar a sus familiares identificando sus sepulturas.

Con vinculación gubernamental

En Cataluña no se ha abierto ninguna fosa de soldados republicanos hasta ahora. Según el presidente de la Asociación para la Memoria Histórica de Catalunya, Manel Perona, “no hemos querido hacer nada sin la vinculación al gobierno”. Además, la asociación se encontró con diversos obstáculos políticos a la hora de abordar la dignificación de las fosas. Sobre todo debido a la insistencia de la derecha en evitar que se removiese el pasado.

Labor de la ARMH

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha lamentado que la ley de la Memoria haya dejado las cosas tal y como estaban, según sus propias palabras. Continúan trabajando con voluntarios, especialistas forenses y expertos paleontólogos contratados por la asociación. Hasta la fecha, sin embargo, la ARMH ha conseguido levantar miles de cuerpos de las fosas de la Guerra Civil de 1936 sin apoyo estatal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: