OPTIMISMO DE LAS ASOCIACIONES DE MEMORIA HISTÓRICA ANTE LA PROVIDENCIA DE GARZÓN

septiembre 3, 2008

La derecha mediática acusa al juez de agitar los “duendes macabros” de la memoria

Optimismo de las asociaciones de memoria histórica ante la providencia de Garzón

V.VADILLO

La providencia del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón para que varios Ayuntamientos, junto con numerosas iglesias, entre ellas la abadía del Valle de los Caídos creen un registro identificando a los desaparecidos y enterrados en fosas comunes durante el franquismo ha despertado un aluvión de opiniones contrapuestas. A la alegría manifestada por las asociaciones de memoria que habían presentado denuncias en la audiencia se enfrentan las críticas de la derecha mediática, que considera que las intenciones del juez no son meramente judiciales.

<!–

Trece asociaciones de memoria histórica, junto con el sindicato CNT y algunos particulares presentaron ante la Audiencia Nacional durante los dos últimos años varias denuncias para que se investigase sobre el paraderos de cientos de fusilados y desaparecidos del bando republicano durante la guerra civil y el franquismo. Ahora, el juez Garzón ha dado un primer paso en dicha investigación, el de solicitar información sobre estos desaparecidos para dirimir si es o no competencia del alto tribunal juzgar estos hechos.

Optimismo de las asociaciones
Aunque su actuación es únicamente un pequeño paso mínimo en el proceso -solo servirá para saber si las denuncias se admiten o no a trámite, ya que la Fiscalía se ha mostrado contraria a las familias y ha pedido el archivo de la causa- las asociaciones se han mostrado optimistas por la acción. Según declaraciones del presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), Emilio Silva, a El País, éste podría ser “el principio de un proceso que va a dar resultado, porque [el juez] ha acertado con las instituciones a las que ha pedido información y la va a encontrar”.

"Me he emocionado al saberlo"
“Después de la Ley de Memoria, que no nos ha ayudado en nada, viene un juez y le dice al Estado que tiene una responsabilidad, que tiene que dar esa información. Es como un sueño, un notición, me he emocionado al saberlo”, explicó Silva, que considera la providencia un hecho “histórico”. Y en general, así lo ha considerado la prensa progresista: para El País, “Garzón parece haber encontrado una vía para no desestimar las denuncias presentadas y al mismo tiempo, no ignorar los argumentos de la Fiscalía”.

"Aplausos a Garzón"
Para el diario que dirige Javier Moreno, la providencia “viene a deshacer la contradicción en la que se había colocado la Audiencia al investigar desapariciones en América Latina mientras que en España parecía ignorar la represión llevada a cabo por el franquismo”. También es buena noticia para Ignacio Escolar, director de Público, quien dedica “un aplauso” al juez aunque el “paso dado llegue tan tarde y sea aún tan escaso”.

"Duendes macabros"
Sin embargo, desde la derecha mediática la opinión es bien distinta: contrarios tanto a la Ley de Memoria como al propio magistrado, los medios conservadores no han dudado en criticar la medida. El más contundente es El Mundo, cuyo editorial advierte de que Garzón “vuelve a agitar esos duendes macabros” de la Memoria con lo que pretende, según el rotativo, “recuperar el protagonismo perdido en los medios”.

"La última garzonada"
Para el periódico de Pedro J. Ramírez, con esta “iniciativa truculenta sin ninguna posibilidad de prosperar”, el magistrado “lo que busca no es hacer justicia, sino instrumentalizarla para sus fines personales”. Según el editorial, esta “última garzonada” es un “puro disparate”, por lo que “el Consejo General del Poder Judicial debería intervenir para poner en su sitio” al magistrado, “al que le han permitido ya demasiados excesos”.

Las "otras razones" de Garzón
La misma inquietud muestra Jorge Trías desde La Razón, que se pregunta qué “otras razones” animan a Garzón a llevar a cabo esta iniciativa y “enterrar el pacto de la Transición” para hacernos olvidar la crisis económica “a base de azuzar los rescoldos del odio”.

–>

Trece asociaciones de memoria histórica, junto con el sindicato CNT y algunos particulares presentaron ante la Audiencia Nacional durante los dos últimos años varias denuncias para que se investigase sobre el paraderos de cientos de fusilados y desaparecidos del bando republicano durante la guerra civil y el franquismo. Ahora, el juez Garzón ha dado un primer paso en dicha investigación, el de solicitar información sobre estos desaparecidos para dirimir si es o no competencia del alto tribunal juzgar estos hechos.

Optimismo de las asociaciones
Aunque su actuación es únicamente un pequeño paso mínimo en el proceso -solo servirá para saber si las denuncias se admiten o no a trámite, ya que la Fiscalía se ha mostrado contraria a las familias y ha pedido el archivo de la causa- las asociaciones se han mostrado optimistas por la acción. Según declaraciones del presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), Emilio Silva, a El País, éste podría ser “el principio de un proceso que va a dar resultado, porque [el juez] ha acertado con las instituciones a las que ha pedido información y la va a encontrar”.

“Me he emocionado al saberlo”
“Después de la Ley de Memoria, que no nos ha ayudado en nada, viene un juez y le dice al Estado que tiene una responsabilidad, que tiene que dar esa información. Es como un sueño, un notición, me he emocionado al saberlo”, explicó Silva, que considera la providencia un hecho “histórico”. Y en general, así lo ha considerado la prensa progresista: para El País, “Garzón parece haber encontrado una vía para no desestimar las denuncias presentadas y al mismo tiempo, no ignorar los argumentos de la Fiscalía”.

“Aplausos a Garzón”
Para el diario que dirige Javier Moreno, la providencia “viene a deshacer la contradicción en la que se había colocado la Audiencia al investigar desapariciones en América Latina mientras que en España parecía ignorar la represión llevada a cabo por el franquismo”. También es buena noticia para Ignacio Escolar, director de Público, quien dedica “un aplauso” al juez aunque el “paso dado llegue tan tarde y sea aún tan escaso”.

“Duendes macabros”
Sin embargo, desde la derecha mediática la opinión es bien distinta: contrarios tanto a la Ley de Memoria como al propio magistrado, los medios conservadores no han dudado en criticar la medida. El más contundente es El Mundo, cuyo editorial advierte de que Garzón “vuelve a agitar esos duendes macabros” de la Memoria con lo que pretende, según el rotativo, “recuperar el protagonismo perdido en los medios”.

“La última garzonada
Para el periódico de Pedro J. Ramírez, con esta “iniciativa truculenta sin ninguna posibilidad de prosperar”, el magistrado “lo que busca no es hacer justicia, sino instrumentalizarla para sus fines personales”. Según el editorial, esta “última garzonada” es un “puro disparate”, por lo que “el Consejo General del Poder Judicial debería intervenir para poner en su sitio” al magistrado, “al que le han permitido ya demasiados excesos”.

Las “otras razones” de Garzón
La misma inquietud muestra Jorge Trías desde La Razón, que se pregunta qué “otras razones” animan a Garzón a llevar a cabo esta iniciativa y “enterrar el pacto de la Transición” para hacernos olvidar la crisis económica “a base de azuzar los rescoldos del odio”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: