PEDIR JUSTICIA, NO ES RECLAMAR VENGANZA

abril 25, 2010

PEDIR JUSTICIA, NO ES RECLAMAR VENGANZA

Hoy, hemos visto como en toda España y fuera de ella, se han sucedido los actos de apoyo, sin reservas, desmedidos e incluso desorbitados. APOYO, con letras mayúsculas, al juez Baltasar Garzón , al único juez en España que se ha atrevido a lo largo de ya casi 74 años a iniciar la investigación sobre la responsabilidad del régimen dictatorial franquista, poniendo en marcha para ello los mecanismos del estado en la búsqueda oficial de todos nuestros “desaparecidos”.

Unos “desaparecidos” , que aún hoy continúan siendo objeto del desamparo legal más absoluto, en un estado de derecho que constantemente ha vivido de espaldas a sus responsabilidades, durante mucho tiempo desatendiendo las peticiones de justicia de los familiares de victimas de la dictadura y la represión franquista, dejándolos en la mas cruel de las indefensiones.

Una indefensión por tanto oficial que ha llevado dolor, sufrimiento, crueldad y un trato inhumano a estas familias, victimas de la tortura y de la barbarie. La situación prolongada del dolor, del dolor intimo que ha pasado de generación en generación, de padres a hijos y que pesa como una losa cada vez más grande sobre nuestras espaldas.

Un estado democrático, que ha permitido y prolongado de forma consciente la impunidad de los verdugos, desoyendo premeditadamente los mandatos de Naciones Unidas, los Convenios de Ginebra de 1949, a si como sus Protocolos de 1977 , el estatuto de la Corte Penal Internacional de 17 de julio de 1998 y la Declaración Universal de los Derechos Humanos, a pesar de haber sido un líder mundial en la aplicación de esos convenios para investigar los crímenes de lesa humanidad en otros países; ha hecho oídos sordos a un incontable número de voces y organismos nacionales e internacionales que constantemente le advertían y recordaban su obligación a perseguir y condenar los crímenes de lesa humanidad perpetrados en su territorio.

La continua omisión de sus obligaciones, pone pues contundentemente para el ciudadano de a pie en tela de juicio la credibilidad de sus instituciones democráticas y la mas que probable parcialidad ( que no imparcialidad) del poder judicial, que una y otra vez, por activa y por pasiva se niega de forma sistemática a aplicar las leyes que regulan esta serie de intervenciones. Para ello lo único que precisa es una adecuada coordinación y una clara y decidida voluntad para aplicarlas.

Máxime cuando desde este mismo estamento se acomete una persecución implacable, tachando y acusando de “prevaricador” al único juez que ha abierto diligencias observando indicios de delito en la aplicación de la ley por delitos de desapariciones forzadas en el marco de crímenes de lesa humanidad.

Lanzando con ello un claro mensaje al resto de magistrados que por una u otra razón pudiesen verse avocados a la obligación o la tentación de iniciar de nuevo esta u otras investigaciones.

“No juzguéis al franquismo y no seréis juzgados” , leía hace algunos día en un titular de prensa, de los muchos que se han escrito últimamente. Es un mensaje perfectamente valido y comprensible además de una amenaza y un chantaje judicial de consecuencias predecibles, y todos sabemos lo que quiere decir.

Es ante todo una clara advertencia, que ha impedido, ya y va a seguir impidiendo que los procesos de investigación derivados de la Audiencia Nacional respondiendo a las denuncias por desapariciones forzadas, en el marco de crímenes contra la humanidad, que varias Asociaciones de Memoria Histórica, entre ellas AREMEHISA, presentamos en julio del 2008 ante el juzgado de Instrucción número 5 de Madrid y que posteriormente fueron derivadas a los juzgados territoriales, se investiguen en ningún juzgado de España.

A finales de 2008 el juez Baltasar Garzón se inhibió en la causa contra los crímenes del franquismo y remitió los expedientes a los 46 juzgados territoriales más cercanos a las fosas y al lugar de las desapariciones, advirtiendo en el auto de que el crimen a investigar era el mismo. Y muy grave: “Detención ilegal con desaparición forzada de personas en el contexto de crímenes contra la humanidad”.

Pues bien de hecho a día de hoy el 70% de los magistrados que recibieron partes de la causa de Garzón ya ha dado carpetazo a su caso sin instruir. En Aguilar de la Frontera desafortunadamente también ha ocurrido lo mismo. Y los expedientes se han ido cerrando sin haber citado a los familiares de las víctimas, sin haberlos siquiera escuchado a pesar de nuestras reiteradas peticiones en este sentido.

Amparándose en la Ley de Amnistía de 1977, la catalogación de los delitos en comunes no de “lesa humanidad” y la prescripción de los mismos por el tiempo trascurrido y la mas que probable muerte de los autores, los autos se desentienden de la búsqueda oficial del estado. La Justicia abandona de nuevo a las victimas y mira para otro lado. A pesar de que España modificara su código penal para dar entrada por primera vez a los delitos de lesa humanidad. La justicia nos abandona.

Solo Garzón, y lo digo bien algo, solo Garzón, tuvo la determinación y el coraje, de aplicar la ley, intentando con ello que de nuevo la justicia española, no convirtiese estas normas en normas de estantería, solo validas para rellenar las bibliotecas.

Los restos de 152.000 personas aún permanecen en cunetas, descampados y cementerios, sin que nadie mueva ni un solo dedo para deshacer esta vergonzosa situación, que no sitúa a la cabeza mundial de los países donde las desapariciones forzadas permanecen impunes y lo que es peor aún amparadas por el estado. Y las víctimas vamos a ver cómo se va a juzgar al único juez que las ha escuchado y atendido.

Como digo, el deber de conocer la verdad y el derecho a la reparación de los crímenes cometidos por la dictadura, seguirá quedando impune y el pueblo, las victimas, las asociaciones de familiares que hemos aventado este problema y denunciado las desapariciones, tendremos que volver a esperar, a armarnos de paciencia una, otra vez mas …

de desencanto.

Y no podemos, no debemos, no queremos esperar más, por que esta sociedad no puede defraudar nuevamente a las victimas, por que el Estado tiene la obligación y el derecho interno e internacional que le obliga a investigar hasta sus últimas consecuencias las denuncias de violaciones de los derechos fundamentales y los crímenes de lesa humanidad, facilitando todas y cada una de las medidas necesarias, para que las victimas en el ejercicio de sus derechos puedan conseguir que en este país de una vez por todas se haga justicia por que no sólo la integridad de la legislación española está en juego, sino también el concepto mismo de justicia en España.

Pero a día de hoy y a estas alturas es lícito y obligado que los familiares hagamos una afirmación : No hemos recibido aún justicia en este país donde nuestros familiares siguen todavía desaparecidos. ¿Hasta cuando vamos a prolongar esta situación?

Dice el escritor Juan Gelman que “desaparecido” es solo una palabra … que esta encierra cuatro conceptos … secuestro, tortura, asesinato y desaparición .

Solo queremos romper el silencio y denunciar públicamente que algo falla en una sociedad democrática, donde todavía cabe semejante afrenta y humillación. Y de verdad espero que al amparo de la justicia universal, podamos conocer algún día el alcance de los crímenes franquistas y el paradero final de los que fueron fusilados y sus cuerpos arrojados y escondidos en fosas comunes.

Justicia … Justicia … solo Justicia pedimos.

Como dice el propio juez Garzón, en su libro “Un Mundo sin Miedo” …

“… La imparcialidad del juez, no debe volverse contra las victimas que, durante muchos años, han suplicado justicia como almas en pena, al pedir que se les preste atención. En algunos paises, también en España, se han hecho oídos sordos a las legitimas pretensiones de las victimas, al rechazar sus peticiones por defectos formales o simplemente por decisiones políticas groseras.”

“ … ALGUIEN QUE PÌDE JUSTICIA NO RECLAMA VENGANZA, SINO LA PIEDAD QUE CONLLEVA EL CUMPLIMIENTO DE LA LEY.”

Sería una ironía que el único condenado por los delitos del Franquismo fuese al final el juez que los quiso investigar

Rafael Espino Navarro

Presidente de AREMEHISA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: