EL ALCALDE JOSÉ MARÍA LEÓN JIMÉNEZ HA SIDO IDENTIFICADO

marzo 29, 2012

Los restos mortales del alcalde socialista de Aguilar de la Frontera, “desaparecido” y
asesinado el dia 2 de agosto del año 1936, por la sin razón y la barbare, han podido ser
identificados gracias al proyecto de identificación genética que AREMEHISA, (Asociación para la
Recuperación de la Memoria Histórica de Aguilar de la Frontera) (Córdoba), viene desarrollando
desde comienzos del pasado año 2011.
Los acontecimientos ocurridos en la localidad de Aguilar de la Frontera, con motivo del
alzamiento militar del 18 de julio de 1936, trajeron consigo la “desaparición forzada” de numerosas
personas. Su desaparición física y documental, la falta de noticias veraces de lo sucedido en esos
días, sumada a la incertidumbre acerca de su paradero, causaron indecibles sufrimientos a las
familias afectadas. Sufrimientos que aún hoy desafortunadamente perduran, a pesar de haber
transcurrido mas de tres cuartos de siglo desde aquellos hechos.
La mayor parte de las personas “desaparecidas” fueron asesinadas. El único alivio para
los familiares es recibir, aún hoy, una confirmación fidedigna de la muerte y saber que los restos de
sus seres queridos han sido o pueden ser tratados con dignidad y con respeto, por su cultura o por
sus creencias religiosas.
Por eso, la recuperación y la identificación adecuada técnica y científicamente de las
personas “desaparecidas”, es, ha sido y sera parte fundamental del proceso de reparación a los
familiares en el que AREMEHISA, esta plenamente comprometida desde su creación.
La evolución de la ciencia forense y en particular de la genética mediante el análisis de
ADN, ha permitido que hasta el momento AREMEHISA, haya podido identificar plenamente 23
personas “desaparecidas” (entre ellas 5 mujeres) y se trabaje actualmente en el cruce de datos de
otras 14 personas más, de un total de 66 cuerpos exhumados en las sucesivas intervenciones
exhumatorías en las que AREMEHISA viene trabajando desde el año 2010 , para que sus familias
conozcan el último paradero de sus seres queridos, y poder de esta forma también hacer entrega de
los restos mortales identificados a sus familiares.
Hoy somos más conscientes que nunca de la importancia del cumplimiento de los
objetivos que nos marcamos hace mucho tiempo, recuperar e identificar. Gracias a ellos podemos
estar orgullosos de que que muchas familias, entre ellas también la del alcalde José María León
Jiménez, puedan por fin enterrar dignamente a los miembros de sus familias

Nació en Aguilar de la Frontera (Córdoba) el día diez y siete de Abril del año mil ochocientos
noventa y tres (1893), en el seno de una familia campesina, siendo el segundo de tres hermanos.
Contrajo matrimonio con Consuelo Lucena Pino, del cual nacieron seis hijos: Manuel, Juan,
Virginia, José, Consuelo y Rafael. Desde muy pequeño, su padre conocido popularmente en la
localidad por su nombre Manuel León, lo enseño a leer y escribir, costumbre no muy usual en la
época.
Paso su infancia y juventud, trabajando en el campo, donde a edad muy temprana se despertó en él
la inquietud por las cuestiones políticas . Ello le hizo ingresar en el Partido Socialista Obrero
Español, partido al cual estuvo siempre ligada su trayectoria política. En el año 1920 es ya concejal
socialista en la corporación municipal de Aguilar de la Frontera, junto con otros hombres históricos
en el socialismo de la localidad: Mariano Navarro Reina, Eduardo Varo Pino, Antonio Luque
Jiménez y Antonio J. Luque Cuenca.
Tras el paréntesis impuesto por la dictadura de Primo de Rivera, en el año 1930, José Maria es
nombrado concejal en un pleno compuesto por los nueve mayores contribuyentes de la localidad y
por nueve ex concejales del periodo electoral 1917-1923 (grupo en el que se encuentra él). En 1931,
bajo el gobierno del almirante Aznar, se produce una interesante votación en la corporación para
designar al nuevo alcalde de Aguilar de la Frontera. Dos candidaturas concurren a esta elección: De
una parte la del ex maurista José Ladrón de Guevara y Aumente, que representaba a la oligarquía
del pueblo. Y por la coalición republicana-socialista se presenta José Maria León Jiménez. En esta
época ya lidera la agrupación socialista local de la que era presidente. El 23 de marzo de 1931,
representa el programa republicano-socialista para participar en las elecciones municipales del mes
de Abril de 1931.
Tras estas elecciones, España “se levanta republicana”. El pueblo de Aguilar, demostró
sus deseos de cambio otorgando la mayoría a la coalición republicana-socialista (13 concejales
frente a 7 monárquicos). En los siguientes días se procede a la elección de alcalde y del equipo
municipal de gobierno. Siendo elegido como candidato de la coalición, el republicano José Jiménez
Carretero, quedando José Maria León Jiménez como primer teniente de alcalde. En los últimos días
de Julio, una moción de censura presentada por los concejales socialistas, convierte a José Maria
León, en el primer alcalde socialista de la historia de Aguilar de la Frontera. En febrero de 1936 –
tras el paréntesis del bienio radical-cedista en el que gobernaron las derechas- José María León, es
nombrado de nuevo alcalde de Aguilar de la Frontera.
El 18 de Julio de 1936, tras el levantamiento de los militares insurrectos, el teniente de la Guardia
Civil, había asegurado al alcalde la fidelidad de la benemérita al gobierno legitimo de la República.
No fue así, el día 19 de Julio, la guardia civil publicó el bando de guerra, y se incautó del
Ayuntamiento. José Maria León, permaneció oculto, hasta que el día 25 Julio, fue detenido por los
refuerzos de guardias civiles que se concentraron en Aguilar. Guardias civiles de Lucena,
Monturque y Cabra, reforzaron las fuerzas ya existentes batiendo el pueblo y tomando gran numero
de detenidos. Encarcelado en la cárcel de Aguilar de la Frontera, hasta el día 2 de agosto de 1936,
en que fue fusilado.
Mataron a un hombre que representó por muchos años las ideas y esperanzas de liberación de un
pueblo que quiso la libertad y la democracia. Un hombre integro en sus ideales, socialista y hombre
de izquierdas. Oculto su cadáver, no se sabe donde, intentaron durante largo tiempo silenciar su
existencia, silenciar su nombre y su vida. Una democracia que olvida a los que tanto lucharon por
ella y por la libertad, es una democracia incompleta y también desagradecida. Todos tenemos una
deuda pendiente con las personas que entregaron sus vidas sin pedir nada a cambio. Que fueron
enterrados sin dignidad y en el mas absoluto de los olvidos. Que este testimonio de la vida de un
gran defensor y luchador de la libertad, sirva para eliminar fantasmas del pasado y defender el
derecho a la memoria y a la recuperación de la Historia que posee cualquier persona

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: