HA MUERTO JOSÉ SAG ORTEGA

junio 14, 2012

HA MUERTO JOSE SAG ORTEGA

“ el bosque de mi generación se va despoblando poco a poco y yo sigo en píe como un árbol milagroso, quizás porque no he perdido la apasionante costumbre de vivir y de luchar para algo que vaya más allá de mi mismo”.
Marcos Ana

José Sag Ortega, ha fallecido. El pasado día 10 de junio, a la edad de 75 años, su vida se apagó. Recibió sepultura el día 11 a las once y medía de la mañana en su localidad adoptiva, Sabadell, (Barcelona) en la cual vivía con toda su familia desde que la emigración les llevo hasta Cataluña en la década de los años sesenta del pasado siglo.

Su corazón jamás dejo de pertenecer a su tierra natal, a su pequeño y querido pueblo San Sebastián de los Ballesteros en la campiña cordobesa, por dos cuestiones fundamentales: era su lugar de nacimiento y también era el lugar donde su padre Juan Sag Tripiana fue asesinado en 1936.

Los recuerdos de su niñez, en aquella pequeña localidad, sus amigos, los juegos infantiles, y las regañinas de su madre por bañarse en el río se han entremezclado siempre con los recuerdos claros del duro trabajo en el campo, la miseria extrema familiar y su constante búsqueda vital por conocer la verdad de lo sucedido a su padre … su recuerdo mas doloroso.

Su búsqueda, su larga búsqueda, jamás se termino ni por el paso del inexorable tiempo, ni la distancia geográfica. Su enorme compromiso e integridad, solo han sido comparables a su sentido de la dignidad y la fuerza de sus convicciones.

José Sag Ortega, ha sido y será siempre un referente, por su ejemplaridad, su firmeza y la defensa de sus ideales. En los momentos mas difíciles, cruciales y definitivos, siempre antepuso su entereza y seguridad, su enorme voluntad y su deseo, por encima de todos los temores. Nunca se rindió, nunca desesperó, consiguiendo estimular la dignidad frente a los golpes que asestaba la adversidad.

Su búsqueda del conocimiento de la verdad, le llevo en el año 2010 a escribir una carta al Comisario de la Memoria Histórica de la Junta de Andalucía, donde entre otra muchas cosas le decía:

“ … la vida de un emigrante, es dura. Emprendimos un viaje sin billete de vuelta. El recuerdo de tu tierra es permanente y por muchos años que pasen, nunca, nunca la olvidas. Solo deseo ahora encontrar los restos de mi padre que yace en algún lugar desconocido y rendirle un merecido homenaje.”

No fue posible. José ha muerto, sin poder encontrar a su padre, pero si pudo ver cumplido su deseo a medías el pasado año 2010, al rendir un homenaje, con la inauguración de un monolito, (no exento de polémicas) a todos los represaliados del franquismo en San Sebástian de los Ballesteros. Un monolito a la memoria … también de su padre. Ello fue posible gracías a su conciencia, a su dignidad, a su compromiso.

AREMEHISA, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Aguilar de la Frontera, lamenta enormemente su perdida. La muerte se ha llevado a un gran hombre, insustituible, un buen socio, un buen padre … un buen amigo.

Ahora cuando el río ya ha llegado al mar, su recuerdo, dará sin duda sentido a nuestra existencia.

Descansa en paz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: