LA SOCIEDAD ECONÓMICA DE AMIGOS DEL PAÍS DE AGUILAR DE LA FRONTERA

julio 23, 2012

LA SOCIEDAD ECONÓMICA DE AMIGOS DEL PAÍS DE AGUILAR DE LA FRONTERA

Autor: Rafael Espino Navarro

Las Sociedades Económicas de Amigos del País, surgieron en España, al igual que en algunos otros países de la vieja Europa en la segunda mitad del siglo XVIII. La prima Sociedad Económica de Amigos del País creada en la ciudad de Aguilar de la Frontera, se remonta al año de su fundación, 1786, junto a otros que surgen en localidades limítrofes como Lucena, Montilla y Cabra, algunos años antes.

Se crean justamente para potenciar y promover desde ellas el desarrollo social y económico de España. La España de la época.

Habremos de esperar casi un siglo, hasta el día 26 de abril de 1884, para que los Estatutos y Reglamento de la original y primitiva institución, sean modificados y ratificados por el Gobernador Civil de la provincia de Córdoba.

Dicha modificación es aprobada en una reunión extraordinaria celebrada para el efecto el día 22 de marzo de ese mismo año, siendo remitidos los Estatutos modificados al Gobernador J. García Espinosa, el día 11 de Abril y sancionados por dicha autoridad, como ya hemos dicho anteriormente el día 26 del mismo dándose cuenta de la modificación de los Estatutos al Señor Ministro de la Gobernación para los efectos que marcaba la Ley de 1 de Junio.

Una gran parte del contenido de los Estatutos y del reglamento de 1884, serán modificados, por la dirección de la Sociedad Económica, compuesta por Rafael Paniagua Rasero, en el cargo de Director de la misma, Luís Maldonado Luque, como Censor, y Alberto Blanco Jordán, que era maestro normal y propietario de la escuela pública superior de Aguilar de la Frontera, actuará como Secretario General de la Sociedad Económica de Amigos del País de la ciudad de Aguilar de la Frontera.

La mayor parte de los socios integrantes de la Sociedad( divididos en honorarios, numerarios, corresponsales y de merito) pertenecerán a los sectores más importantes de la burguesía de la sociedad aguilarense, contándose entre ellos, figuras importantes de la nobleza, de la Iglesia, del mundo comercial y empresarial, así como numerosos cargos públicos y hacendados locales.

La modificación plasmará en los nuevos Estatutos, los fines y propósitos para los que trabajará la Sociedad de Amigos del País de Aguilar de la Frontera,en su intento por fomentar todo lo que pueda conducir al bien de la localidad, tanto en su prosperidad natural, así como en su adelanto e intelectual cultura. Para poder lograr ese objetivo, solicitarán ayuda a cuantas instituciones puedan contribuir a la consecución del mismo y para ello se dividirá o articulará en tres secciones: Agricultura, Industria y Comercio. Ciencias, Artes e Instrucción. Y Beneficencia. Trabajando cada sección bajo las ordenes de un Presidente y Secretario de la Misma.

El número de socios era ilimitado y esto estaban obligados a satisfacer mensualmente una aportación que ascendía a 50 céntimos de peseta, con los cuales se sufragaban los gastos corrientes y ordinarios de la Sociedad. También era obligatorio portar una medalla con las armas de la ciudad de Aguilar de la Frontera en el anverso y el lema de Sociedad Económica de Amigos del País de Aguilar en el reverso, que prendía de una cinta de color azul y plata colocada en el ojal o en el cuello.

La Junta Directiva de la Sociedad de Aguilar, se distribuirá entre los cargos de Director, Vice-director, Censor, Tesorero, Secretario, un contador y un bibliotecario, habiendo de tener cada uno de ellos un sustituto, que les supla en sus ausencias y enfermedades.

La Sociedad, desarrolló actividades referentes a cuestiones agrícolas, comerciales e industriales, de importancia y extensión local. De igual forma estudio y propuso importantes y urgentes mejoras relativas a la higiene y salubridad publica, a si como las relativas a la clase obrera, interviniendo en cuantas cuestiones se provocaron entre en capital y el trabajo conjuntamente con la Real Sociedad Económica Cordobesa de Amigos del País, de la cual, todavía en septiembre de 1922, formaba parte como socio comisionado en Aguilar de la Frontera, el cura párroco Pedro Benítez Rasero.

A la sombra de muchas de ellas y casi siempre bajo la dirección de miembros eclesiásticos, se crearon multitud de Cajas de Ahorros, algunas de las cuales han perdurado hasta nuestros días.

El condicionamiento y los cambios socio económico y político del país, perjudico muy gravemente a este tipo de sociedades, poniéndolas al borde de la desaparición o abocándolas a su desaparición total.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: