Dedicado a Artur Mas

octubre 15, 2013

Dedicado a Artur Mas

Con motivo de su asistencia al acto de beatificación en Tarragona de los “mártires de 1936”

Después de haber disuelto el Memorial Democratic- que siempre honró a todas las víctimas de la Guerra Civil y de la dictadura-, como ha hecho el Gobierno del Partido Popular con la Ley de la Memoria Histórica, tiene la desfachatez y la absoluta falta de respeto a las victimas republicanas y de la dictadura de respaldar con su presencia un acto de exaltación de la Iglesia que apoyó el golpe militar de 1936 y la feroz dictadura que luego fue implantada.
Queremos hacerlo con algunas muestras del comportamiento de la Jerarquía y sacerdotes de la provincia de Córdoba llamando de forma fratricida a la violencia contra los republicanos . Y, precisamente, de ese pueblo cordobés de quien el President y sus aliados ahora quieren separarse. ¡Qué ausencia de memoria y de solidaridad¡.
Pastoral del Obispo de Córdoba de Octubre de 1936:”Mis saludos y la mas efusiva enhorabuena al bravo salvador(se refería al Coronel Cascajo, principal impulsor del golpe en aquella provincia)…que, con certero pulso y en momentos decisivos para el cautiverio o para la liberación del pueblo que le vio nacer, tuvo misión providencial y, respondiendo decididamente a ella, derribó, cual otro David, audaz y valeroso, al Goliat rojo en Córdoba, gesto que le valió ser paseado en triunfo por las calles y plazas con delirante entusiasmo y enloquecedor alborozo de cuantos se sentían redimidos por él de las satánicas hordas marxistas…Le bendigo de todo corazón y le abrazo con devoto y paternal afecto”. Estaba bendiciendo el asesinato de 10.000 personas en dicha provincia.
El órgano católico de la prensa cordobesa, El Defensor de Córdoba, el 10 de Agosto de 1936 llamaba al derramamiento de sangre: ”Los malvados marxistas. ¡Muera la canalla¡”. Y continuaba: ”Cordobeses, devotos de la Virgen de la Fuensanta, declarad guerra a muerte a los laicos, a los masones, a sus hijuelas y a todos sus adeptos…”.Y, el 2 de Octubre, decía” Pero el triunfo no será completo, definido ni estable, mientras subsista la Masonería en nuestra España. Y para que aquella desaparezca, ?qué hacer ¿.Preguntad a Mussolini”.
O las llamadas del capuchino Jacinto de Chucena a través de las ondas de Radio Córdoba: ”Es preciso, de toda precisión, que a esta degenerada y venenosa semilla del marxismo se la quebrante y desarraigue del patrio suelo, hasta que no quede ni rastro de ella. Poco nos parece el destierro; Hay que extinguirla, supuesto que su ideal, si es que merece este nombre, no solo es inhumano, sino que trasciende en la crueldad refinada a los extremos diabólicos…que los hacen mucho peores y sanguinarios que a las mismas fieras, y es muy natural que a las fieras se las expulse y destierre de la sociedad de los hombres y, si es posible, se extingan”.
O los llamamientos del jesuita Bernabé Copado, capellán en una Columna de requetés contra “la infame y blasfema República”, que dejó testimonios como éste. En Ronda (Málaga),”La catedral la encontré convertida en dormitorio de la chusma de milicianos….los dirigentes del maldito Frente Popular”. O, en la carretera de Bujalance a Villa del Rio, el 24 de Diciembre de 1936:”Un Capitán de Carabineros recibió su merecido: el cadáver, con otros cuarenta mas, quedó entre aquellos olivares”.
O los comentarios de seminaristas de Córdoba:”¡Cómo está nuestra querida España¡. Cada vez me convenzo de que esto no lo arreglará nadie mas que la Falange Española…Así ha ocurrido en Italia y Alemania…No seamos cobardes. Me gusta la F.E., porque es la única que está haciendo frente al “enemigo” que amenaza a España y a la Iglesia….Ese debe ser el ideal de todo español y católico creyente: la salvación de la Iglesia y de su Patria “de esos canallas y bandidos”.
“En Lucena, el compromiso del clero con el franquismo llegó a la apoteosis. El Coadjutor de Santo Domingo, Federico Romero Fustegueras, se hizo capellán de las milicias nacionales lucentinas y las acompañaba, pistolón al cinto, en sus expediciones de castigo. Además, colaboraba con los falangistas en los controles callejeros”.
“La Iglesia Católica fue la que dio contenido y cohesión al gran huracán franquista de 1936”.
(Textos contenidos en la obra “1936: El genocidio franquista en Córdoba” de Francisco Moreno Gómez)
Las muestras expuestas podrían extenderse a todas las provincias españolas en las que antes de 1939 impusieron los facciosos su régimen de terror..
Ante esta incuestionable realidad, el President Mas y quienes de su Govern asistan al acto de Tarragona, cuando aún permanecen sin localizar ni identificar los restos de más de 114.000 personas desaparecidas, deberían dimitir y abandonar sus cargos. A partir de mañana, no merecen ningún respeto ni, por supuesto, ninguna credibilidad. A ver si así lo entienden partidos como ICV-EUA que, pese a sus discrepancias puntuales, siguen la senda marcada por un Gobierno tan reaccionario, insolidario y enemigo de los verdaderos intereses de las clases populares.

Carlos Jiménez Villarejo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: