El pasado día ( viernes) 24, AREMEHISA, realizo la presentación oficial de esta Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica en la localidad cordobesa de Carcabuey. En unas Jornadas ( las primeras realizadas en la localidad) organizadas por la Asamblea Local de Izquierda Unida en las que la participación y asistencia han significado todo un exito. AREMEHISA, presento los proyectos realizados desde su creación y también dio a conocer los que conformarán su intervención en las próximas fechas.

AREMEHISA COMENZARÁ LA LOCALIZACIÓN Y UBICACIÓN DE LAS FOSAS COMUNES DE LA GUERRA CIVIL EN EL CEMENTERIO MUNICIPAL DE SAN SEBASTIÁN DE LOS BALLESTEROS (CÓRDOBA).

AREMEHISA (Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Aguilar de la Frontera) (Córdoba), comenzará en los próximos meses, los trabajos de localización y ubicación de las fosas comunes de la Guerra Civil, existentes en el interior del cementerio municipal de la localidad de San Sebastián de los Ballesteros (Córdoba), tras recibir la autorización pertinente para realizar esta intervención del Ayuntamiento de esta población.

… para dominar la comunicación con Sevilla, había que tomar el control de los pueblos cordobeses de La Carlota, Guadalcázar, La Victoria y San Sebastián de los Ballesteros muy próximos a la carretera nacional Madrid-Córdoba-Sevilla. El día 21 de julio, una pequeña columna enviada desde Córdoba consolidaría el dominio de los rebeldes en el pequeño pueblo de la Victoria, ( contaba solo 3000 habitantes) imponiendo el bando de guerra, sin obtener ninguna resistencia. Detenidos los dirigentes políticos y sindicales de inmediato, en el mes de septiembre, serían trasladados ( para tomarles declaración) por la guardia civil al menos doce personas ( entre ellos cuatro mujeres) al cementerio municipal de San Sebastián de los Ballesteros, donde fueron asesinadas delante de las tapias de piedra y ocultados sus cuerpos en una o dos fosas comunes. Ente estos se encuentra el primer teniente de alcalde Antonio Camas ( el alcalde socialista de la Victoria, Francisco Alcaide huiría unos días antes a zona republicana salvando la vida por ello). Antonio Camas no murió esa noche, puedo sobrevivir para contar posteriormente con horror, lo sucedido ante las tapias del cementerio de San Sebastián de los Ballesteros.

“ Lloran las mujeres y los puños de los hombres se crispan brotando sangre. En el hondo silencio de la noche vibran, confundidas, súplicas y blasfemias. De improviso una de las mujeres ha caído desmayada. Y su compañero de cuerda cae también arrastrado por ella. Le obligan a levantarse. Tarda en obedecer. El peso exánime que le derribó se lo impide. Al fin entre una lluvia de puntapiés y culatazos logra izarse. Y apoyado en el muro sosteniendo con el único brazo de que dispone el cuerpo de su compañera, aguarda impávido la muerte. Sin un ruego, sin una queja, todo su ser concentrado en la mirada a sus verdugos, que refulge en la noche y hace daño mirarla. Antonio ha aprovechado el incidente. La cuerda que le sujeta ha ido aflojándola hábilmente . Y esquivando miradas la ha desatado. Entre los dedos temblorosos, la oprime libre de nudos.

Suenan, cangándose los fusiles y escopetas. ¡ Ha llegado el momento …¡ Suelta la cuerda. Y ante el estupor de todos llega a la salida.

Unos brazos intentan sujetarle. Un puñetazo oportuno lo impide. Tras su espalda gritos e imprecisiones. Sigue corriendo. Suena una descarga. Una bala le llevó prendida la gorra campesina. Un bache le hace caer. Pero en seguida, como una ballesta, ya esta en píe, sin que las balas dejen de recortar su silueta sin alcanzarle.

Al fin el laberinto de un olivar. Y entre sus troncos prosigue la carrera, hasta que se desploma rendido. Ya no se oyen tiros. A poco, una descarga le hace levantarse de un salto. Acaban de fusilar a sus compañeros …

Fernando F. Revuelta. (El Socialista 31 de octubre de 1936)

Tras setenta y cuatro años después de estos acontecimientos AREMEHISA y el Ayuntamiento de San Sebastián de los Ballesteros, están firmemente decididos a localizar las fosas, donde sus cuerpos fueron ocultados, para posteriormente proceder a su exhumación.

Nueva York exhibe las 4.500 fotografías de la maleta mexicana de Robert Capa, desaparecida durante décadas.

Público.es/ANTONIO LAFUENTE – Nueva York (EEUU)/24-09-2010

Fueron hechas en blanco y negro durante la Guerra Civil y reveladas de forma tradicional, pero sus negativos se pueden ver ahora gracias a la tecnología digital. Son las 4.500 fotografías de Robert Capa, David Seymour y Gerda Taro que estuvieron desaparecidas durante 70 años, hasta que se recuperaron en 2007 en la llamada maleta mexicana, y que, desde hoy, están expuestas en el International Center of Photography (ICP) de Nueva York.

“Los negativos constituyen una extraordinaria ventana a la producción de los tres fotógrafos durante ese periodo: son retratos, batallas e imágenes de las consecuencias devastadoras de la guerra en los civiles. Aunque algunas fotografías eran conocidas a través de antiguas imágenes impresas en periódicos y reproducciones de revistas, la maleta mexicana muestra por primera vez el orden y, en ocasiones, el contenido completo de una historia particular”, advierte al visitante la leyenda de entrada a la exposición.

“Estas fotos sientan la base del fotoperiodismo moderno”, dijo la comisaria Young

Cynthia Young, la comisaria de la muestra, se siente emocionada por haber recuperado y salvado las fotografías tras tres años de trabajo. “Son imágenes que han sido iconos durante años y pueden verse ahora; ser estudiadas en su contexto original y en la secuencia en la que fueron tomadas”, asegura. La importancia del material “no es sólo que muestra una visión rica y única de la Guerra Civil española, sino también que enseña el trabajo de estos tres fotógrafos amigos que sentaron las bases del fotoperiodismo moderno”.

La emoción de Young es compartida por la gente de su equipo, como Pauline Vermare, que se ha encargado de buscar los números de las revistas Ce Soir y Regardes donde aparecieron publicadas por primera vez muchas de las fotografías. “Las dos revistas, de ideología comunista, encomendaron la cobertura de la guerra a los tres fotógrafos en un intento por implicar a Francia y Gran Bretaña en la guerra, algo en lo que fracasaron. Sin embargo, su labor es un éxito histórico porque permitió conocer bien las consecuencias de la guerra”, explica Vermare, quien muestra su extrañeza porque no hayan aparecido, hasta el momento, periódicos o revistas españoles que publicaran las fotografías de Capa, Taro y Seymour. “No se sabe bien por qué no se publicaron en España. Puede que porque los medios españoles ya tuvieran cubierta la guerra con fotógrafos como Agustí Centelles. Pero yo creo que sí deben haberse publicado y aún no han salido a la luz”.

Así se recuperó el tesoro

Las imágenes de Capa y Taro destacan por su cercanía visceral a la acción en el frente

Christopher George fue el encargado de fotografiar y digitalizar uno a uno las casi 4.500 impresiones, incluidas las del también fotógrafo Fred Stein que retrató a Capa y a Taro en la contienda civil española. “Me llevó seis meses. Tuve que hacerlo con mucho cuidado pues eran películas muy antiguas pero, además, también porque los rollos habían estado muy apretados durante muchos años. Así que primero tuve que idear un sistema de cómo recuperarlos y, luego, cortarlos. Aunque afortunadamente estaban en muy buenas condiciones. Yo creo que cuando estuvieron en México apenas fueron tocados”, dijo George a Público.

En lo que se refiere a la historia de la fotografía y el periodismo gráfico, la maleta mexicana ha sido, a juicio de Young, más importante sobre todo por lo que respecta al trabajo de Seymour, al que llamaban Chim, ya que era menos conocido. “A diferencia de Capa y Taro, que buscaban las líneas de frente, Chim generalmente se fijaba en la gente fuera del contexto de la guerra, desde soldados a agricultores y obreros trabajando en las fábricas”, señala la comisaria de la exposición. Vermare destaca, especialmente, el trabajo de Chim en el País Vasco y Asturias, donde aparecen algunos retratos de campesinos, prácticamente inéditos hasta ahora.

Las imágenes de Capa y Taro destacan por su cercanía visceral a la acción en el frente. “En uno de los rollos se puede ver cómo Capa se mueve con quienes son el objeto mismo de sus fotografías y trata de comprender y experimentar lo que hacen. Por ejemplo, en la Batalla de Teruel y en la visita a los campamentos de refugiados de Francia”, se lee en un cartel de la exposición.

La muestra, que estará abierta en Nueva York hasta el 9 de enero y que en otoño de 2011 viajará al Museu Nacional d’Art de Catalunya (Barcelona), es la culminación de una historia novelesca cuya trama empezaría en la Guerra Civil, donde Capa, junto Taro, su compañera sentimental, y Seymour, futuro cofundador de la agencia Magnum, desarrollaron buena parte de su trabajo.

Obligado a trasladarse de París a Nueva York por la persecución nazi, Capa le entregó 126 rollos de película a su ayudante. Esas tres cajas de cartón, que contienen el trabajo de los tres fotógrafos entre mayo de 1936 y marzo de 1939, acabarían en manos del general Francisco Aguilar González, que ayudaba a los republicanos españoles a salir del país desde Marsella. Aguilar las trasladó a México, guardándolas durante décadas sin decir una palabra a nadie. No fue hasta la década de los noventa cuando el International Centre of Photography conoce la existencia de la maleta mexicana. Tras una larga negociación, en 2007 las cajas llegaron al ICP y fueron sometidas al proceso de restauración que ha permitido su salvación.

ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE AGUILAR DE LA FRONTERA (CÓRDOBA)

http:// http://www.aremehisa.org.es

Correo: aremehisa@aremehisa.org.es

SR. ALCALDE PRESIDENTE DEL AYUNTAMIENTO DE AGUILAR DE LA FRONTERA

AREMEHISA (Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Aguilar de la Frontera)

S O L I C I T A

Al Pleno de la Corporación Municipal, que usted preside se proceda por parte de ese Ayuntamiento a retirar las fotografías existentes en el Salón de Plenos ( lugar referencial de la palabra y la voluntad popular en cualquier Ayuntamiento democrático ) ,y en la página web de los alcaldes que lo fueron de forma ilegal y nombrados por un régimen dictatorial surgido de un cruento golpe de estado.

La retirada de esas fotos debe comprender las figuras personales, que ejercieron este cargo durante la dictadura de Primo y Rivera y los que lo fueron posteriormente entre las fechas 18 de julio de 1936 y el 27 de diciembre de 1978, durante la dictadura franquista.

De esta forma esa corporación municipal dará cumplimiento a la actual Ley de Memoria Histórica, Ley 52/2007, de 26 de diciembre del 2007, que en su artículo número 15 especifica:

Símbolos y monumentos públicos

Las Administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura.

Y evitaremos el agravio personal y humano que actualmente las personas libres y demócratas podemos contemplar al observar en el Salón de Plenos (lugar que representa la soberanía popular del conjunto de ciudadanos y ciudadanas libres de este país) y en la web del Ayuntamiento a los alcaldes elegidos libremente y por elección democrática, junto a los que lo fueron por la fuerza de las armas. De igual forma podemos contemplar en los mismos a las victimas de la barbarie ejercida por el franquismo y a los que la apoyaron y alentaron sin ninguna tipo de objeción moral ni personal, algo doloroso e insultante para las victimas del franquismo y vergonzante para el propio Ayuntamiento, puesto que a través de la exposición permanente de la galería de alcaldes franquistas se sigue en parte ensalzando y glorificando con su presencia a aquel régimen fascista, a sus hechos y a sus personalidades.

Entendemos que “no todos los alcaldes reúnen los requisitos mínimos de elección o de legitimidad democrática ya que fueron en muchos casos impuestos por regímenes que nada tienen que ver con la Democracia por lo que dar un estatus de presencia en el Salón de Plenos supone desmerecer esta tribuna pública y democrática”.

Por lo cual los únicos cuadros de alcaldes legitimados a estar en el salón de plenos deben ser los que fueron elegidos democráticamente, a través del voto, como ya ocurre en muchísimos Ayuntamientos de España.

La permanencia de estas figuras en el Salón de Plenos entendemos que es una declaración de intenciones políticas que equipara de igual forma, moral y políticamente a todos los alcaldes que figuran en los cuadros, por lo que AREMEHISA demanda la supresión de cualquier símbolo del franquismo, con mención explícita a los retratos de los alcaldes de la dictadura que siguen colgados en el salón de plenos de Aguilar de la Frontera “para vergüenza de todos aquellos representantes políticos que lo han permitido”.

Repetimos una vez más creemos que sólo los alcaldes por elección democrática son moralmente modelos políticos a imitar y reproducir y son ejemplo del ideal democrático, pues creemos que la presencia de cualquier símbolo o elemento de otro tipo que con su permanencia siga alabando los valores y las personas que hicieron posible aquel régimen fascista supone un grave perjuicio contra la memoria de las victimas de ese régimen y supone además un grave ataque contra el más elemental sentido democrático aquí y ahora.

Si es propósito del equipo de gobierno dar una ubicación a estos cuadros, que esa ubicación sea en otro lugar, dándola un carácter exclusivamente de exposición o archivo histórico”, pues muy mal podremos educar sino en los valores basados en la democracia a nuestras nuevas generaciones mientras símbolos que representan justamente a un régimen que se construyó contra ella siguen presentes en nuestros espacios públicos e institucionales.

Por todo lo anteriormente expuesto AREMEHISA exige la retirada de los retratos de los alcaldes franquistas de las dependencias municipales, habiendo llegado al acuerdo en reunión de su Junta Directiva, de no participar esta Asociación en ningún acto público o institucional realizado en el citado Salón, mientras la retirada de las fotos no sea efectiva y real.

Aguilar de la Frontera a 15 de septiembre del 2010

DUELO Y VERDAD CONTRA EL OLVIDO

septiembre 18, 2010

DUELO Y VERDAD CONTRA EL OLVIDO

Ayer, día 17 de septiembre del año 2010, la familia de Antonio Manuel Palma Moreno, pudo por fin completar el duelo, esperado durante mas de setenta y cuatro año. 74 años después de la violenta muerte de Manuel, la familia por fin puede llorarle y decir “ descanse en paz”.

En un acto intimo, sencillo y muy emotivo, los restos mortales de Antonio Manuel Palma Moreno fueron depositados junto a los de su viuda Carmen Reina Casaña. En el sepelio estuvieron presentes además de los familiares de Antonio Manuel algunos miembros de AREMEHISA (Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Aguilar de la Frontera) (Córdoba) junto a los representantes de la actual Agrupación Socialista de Aguilar de la Frontera y de la UGT encabezados todos ellos por el alcalde Francisco Paniagua Molina y otros representantes de la actual corporación municipal.

La espera de este momento ha sido dura y larga, pero ahora la familia de Antonio Manuel podrá cerrar el duelo, tras el acceso a la verdad. Por fin han comenzado a conocer su pasado. Pero aún así una parte de ese pasado no podrá ser enterrada conociendo la verdad. No podrán nunca olvidar.

Cierran el duelo, conocen la verdad pero no olvidan. No quieren, no podrán nunca olvidar a quien han querido tanto. Su memoria siempre permanecerá viva.

ANTONIO MANUEL PALMA MORENO, ya descansa en paz.

De izquierda a derecha Juan Gallo, Comisario de la Memoria Histórica de la Junta de Andalucía, Francisco Merino Trujillo, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Castro del Río (Córdoba), Rafael Espino Navarro, presidente de AREMEHISA (Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Aguilar de la Frontera (Córdoba) y Raimundo García Moreno, familiar de represaliado en la Guerra Civil.

REUNIÓN CON COMISARIO PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA

El pasado martes día 7 de septiembre del 2010 AREMEHISA ( Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Aguilar de la Frontera (Córdoba) y la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Castro del Río (Córdoba) mantuvieron una reunión de trabajo con el Comisario para la Recuperación de la Memoria Histórica de la Junta de Andalucía, en la capital andaluza.

Representando a AREMEHISA, se trasladaron a Sevilla su presidente Rafael Espino Navarro y el Coordinador del Área Técnica de esta Asociación, el arqueólogo Jorge Cepillo Galvín, siendo ambos acompañados también por Raimundo García Moreno, nieto de represaliado de la guerra civil. Por parte de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Castro del Río, lo hizo su presidente Francisco Merino Trujillo.

Ambas Asociaciones trataron diversos temas con el Comisario de la Memoria Histórica, quedando la agenda del día compuesta por los siguientes asuntos:

Se informó detalladamente al Comisario del estado actual de los trabajos desarrollados por AREMEHISA en la exhumaciones que viene realizando desde comienzos del mes de mayo de este mismo año en las fosas comunes de la guerra civil del cementerio municipal de Aguilar de la Frontera.

Expusieron también las dificultades técnicas que han conformado la intervención y su división en dos fases, cuantificación y resultados de la primera fase. Numero de personas recuperadas en la intervención, número de personas identificadas a través de las pruebas genéticas de ADN. Cuantificación económica de la intervención y otros aspectos y ratios económicos de la misma. Programación y proyecto de exhumación para la intervención en las mismas en su segunda fase, para la primavera del próximo año. Se mostraron también fotografías inéditas sobre los trabajos desarrollados.

De nuevo a través de su presidente, AREMEHISA, trasladó y quiso dejar constancia al Comisario, de nuevo del ofrecimiento e invitación a participar en este proyecto y el convencimiento y la necesidad de que la Junta de Andalucía, este presente en todos los proyectos de exhumación realizados en la comunidad autónoma, con o sin subvención de la Junta de Andalucía, ya que se trata de ciudadanos andaluces, asesinados en esta comunidad, y la presencia de todas las instituciones, en este caso la Junta de Andalucía, garantiza y carga de significado institucional la reparación y dignificación de las victimas, durante demasiado tiempo olvidadas por todas las administraciones publicas.

Seguidamente se le entrego al Comisario, una carta escrita y firmada de puño y letra por José Sag Ortega de 74 años, y sus tres hermanas, Francisca de 81 años, María de 79 y Concha de 76 años, todos ellos naturales de San Sebastián de los Ballesteros (Córdoba) y residentes en Sabadell, a través de la cual le exponen Comisario su situación actual, su avanzada edad y su larga lucha por encontrar los restos de su padre Juan Sag Tripiana, asesinado en la vecina localidad de La Rambla (Córdoba). Siendo informado detalladamente de la situación actual y ubicación existente de las fosas en las que presumiblemente se encuentra Juan Sag Tripiana en la localidad cordobesa. Fosas que se ubicaron en el “desaparecido” cementerio municipal de esta población y sobre las cuales se vertieron cientos de metros cúbicos de hormigón, para construir sobre ellas naves industriales.

La próxima intervención que realizar AREMEHISA en la localidad de San Sebastián de los Ballesteros, en el interior de su cementerio municipal para localizar y exhumar dos fosas comunes con represaliados de los localidades limítrofes, también fue tratado con detenimiento.

Y posteriormente te procedió a informar de cómo avanzan los trabajos próximos para la inminente intervención en la vecina localidad de Monturque, para localizar, ubicar y proceder a la exhumación de las dos fosas comunes existentes en ella, así como recabar los permisos oportunos e informar sobre esta intervención a las autoridades pertinentes

Resultando verdaderamente emotiva la intervención de Raimundo García, quien enseño al Comisario la ropa que portaba su abuelo el día que fue asesinado en esta localidad y que la familia pudo recuperar pasado el tiempo. Y que mantienen como prueba de la masacre y el horror desatado.

Seguidamente Francisco Merino Osuna, presento a la recién creado Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Castro del Río y seguidamente expuso la problemática existente en la localidad de Castro del Río, de la cual ya se había informado previamente a la Junta, tras la intervención reciente realizada la pasada primavera por el Taller de Empleo, administrado y dirigido por el Foro Ciudadano para la Recuperación de la Memoria Histórica. Se solicito la intervención de la figura del Comisario, como mediador entre el Ayuntamiento de esta localidad, que se niega a mantener una reunión con los representante de esta Asociación y con los familiares, para que estos puedan obtener respuesta a las preguntas que plantean, respecto a como se ha desarrollado la intervención, donde y en que estado se encuentran los cuerpos recuperados y aspecto relacionados con la posible intervención para proseguir los trabajos de exhumación, en fechas cercanas.

El Mundo.Andalucía.es/ Eduardo del Campo | lunes 6/09/2010

Video: Vea los restos de Los Merinales.

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/09/05/andalucia/1283703026.html

El pasado 18 de julio, LXXIV aniversario del golpe que desató la Guerra Civil, Arístides Pedraza y su compañera se citaron al mediodía con Cecilio Gordillo. Querían que les guiara en la visita a un lugar muy especial, situado en la margen derecha de la carretera N-IV sentido Cádiz, entre Bellavista y la lujosa urbanización de La Motilla, en el término del municipio sevillano de Dos Hermanas. Venían de Suiza y querían ver el lugar donde el padre de Arístides, el maestro Antonio Pedraza, de Nerva (Huelva), había sufrido trabajos forzados, como mano de obra gratuita, como perdedor, como esclavo. Un destino que compartió con decenas de miles de presos políticos más en toda España, de ellos entre 7.000 y 10.000 en la provincia de Sevilla.

El hijo de un presos al ver el sitio: “¿Ni siquiera se puede poner un cartel en condiciones?”.

“ … DEDICARE TODOS LOS DIAS DE MI VIDA A ENCONTRAR A MI PADRE.”

FRANCISCO MERINO TRUJILLO es hijo de represaliado de la Guerra Civil Española. Su padre Francisco Merino Osuna, fue asesinado en las tapias del cementerio municipal de la localidad de Castro del Río en Córdoba el día 19 de junio de 1939, cuando el solo contaba algunos meses de vida.
Pero a pesar de ello, a pesar de no llegar casi a verle, le ha conocido muy bien. Francisco Merino, ha mantenido durante todo su vida la inquietud y la esperanza de encontrarle, para poder exhumarlo y que pueda por fin recuperar la dignidad.
“ … desde que tengo uso de razón, estoy buscando a mi padre.”
Su búsqueda, es una búsqueda más, prolongada a lo largo del tiempo, de los años. Una búsqueda, basada en la esperanza que Francisco mantiene viva, a pesar de su ya avanzada edad.
Los que le conocen bien lo saben.
“… voy a dedicarme en cuerpo y alma, los días que me queden de vida a encontrar a mi padre.”
Un padre “desaparecido” a la vida, en un tiempo, en una España perversa y cruel, que sacrifico a miles de sus mejores hijos en aras de la imposición de una determinada y sectaria forma de pensar y ver la vida.
Mas de sesenta años de preguntas sin respuestas, en los que ha habido días en que Francisco Merino, ha tenido que abolir el paso del tiempo de su mente, para ignorar su paso devastador y no morir de pena.
Hoy, Francisco Merino Trujillo, es noticia. Es el actual y reciente presidente de la Asociación Para la Recuperación de la Memoria Histórica de Castro del Río (Córdoba).
Una nueva Asociación memorialista que llega a constituirse y conformarse a través primero de una Agrupación de familiares victimas del franquismo en Castro del Río, que comenzó a tomar forma a comienzos de la primavera de este mismo año, hasta derivar en la formación de esta reciente Asociación.
La Agrupación de familiares surge de un proceso de contacto entre familiares de represaliados de esta localidad, ocasionado por las deficientes actuaciones acometidas en un primer intento de exhumación de las fosas de la guerra civil de esta población, llevado a cabo a través de un Taller de Empleo de la Junta de Andalucía, promovido, dirigido y gestionado por el Foro Ciudadano para la Recuperación de la Memoria Histórica de Andalucía, con sede en Córdoba y financiado por el Instituto Andaluz de Empleo.
Francisco Merino Trujillo, es su primer presidente y Paco Cañasveras es su secretario. A ambos se debe todo el proceso de contactos en la formación y constitución de esta nueva Asociación desde aquellos días.
Con el trabajo de esta nueva Asociación, y bajo su presidencia Francisco Merino y muchas personas más, intentaran devolver la dignidad que un día quedo sepultada sobre un manto de represión, olvido, miedo y silencio y que no permitió que durante mas de setenta años tantos desaparecidos, sin nombre, sin rostro sin historia, la recobrarán.
El ejemplo de Francisco, es un ejemplo a seguir. Otro ejemplo para borrar la huella del crimen y devolver la existencia a cientos de personas asesinadas y ocultas en cualquier lugar.

MICROBIOGRAFIA DE FRANCISCO MERINO OSUNA

Autor: Rafael Espino Navarro

“ … para siempre en el alma instalado
para siempre escuchar tus latidos
para siempre querer abrazarlo
para siempre soñar que estas vivo.”

Daniel Adrián Madeiro

Francisco Merino Osuna, nace en la localidad cordobesa de Castro del Río en el año 1916. De profesión campesino, era hijo de Francisco Merino e Inés Osuna.
Marcado su destino por haber nacido en Castro del Río, baluarte del anarquismo de la campiña cordobesa, donde el anarquismo florece logrando una influencia decisiva entre los obreros y campesinos sin tierra, Francisco desde muy joven asume la ideología anarquista, utilizando esta a lo largo de toda su vida referente como filosófico social e ideológico.
Sin duda alguna en ello influyo el que le tocara vivir una época marcada por la agitación social y la efervescencia revolucionaria para las clases económicamente más desfavorecidas en una sociedad donde los oprimidos y explotados lucharán denodadamente por deshacerse del yugo de la opresión y la injusticia.
Los acontecimientos desatados a raíz del alzamiento militar del 18 de julio de 1936, sorprenderán a Francisco Merino Osuna ( un joven de apenas veinte años cumplidos) trabajando en el campo. Inmediatamente conocer la noticia regresara junto a toda la cuadrilla de jornaleros a ponerse a las ordenes del sindicato FAI-CNT.
Los días que acontecerán posteriormente, marcarán a toda una población que se vera envuelta en la defensa a ultranza de la localidad, contra los intentos militares de tomarla por las armas, ante la defensa organizada de las masas obreras, entre las que se encuentra Francisco.
Castro del Río, resistirá valientemente los envites de la artillería y la aviación enemiga y las incursiones de los legionarios y los moros, convirtiéndose en el último reducto “republicano” de la campiña, la última esperanza de salvación para miles de personas que huyen de sus localidades de origen al contemplar las detenciones, matanzas y asesinatos cometidos en las mismas tras caer en manos de las nuevas autoridades que inmediatamente aplican el bando de guerra e imponen el nuevo orden .
La resistencia será feroz y costara muchas vidas. En la misma participan miles de personas, casi todas encuadradas en las llamadas “centurias confederales”, dentro de la estructura militar organizada por la CNT para la defensa.
Con la caída de Castro del Río, la desbandada humana y el éxodo interior se producirá hacia la zona de Andujar y Jaén. Propiciando que miles de personas se desplacen hasta estas localidades cercanas. Francisco Merino Osuna, saldrá de Castro del Río también formando parte de este contingente humano.
Con su llegada a la localidad e Andujar, se alistará en el Ejercito Republicano, formando parte de la 25 Agrupación de Milicias Populares, siendo movilizado inmediatamente al frente de Ciudad Real.
Durante casi dos años permanecerá en este frente. Años durante los cuales unirá su vida para siempre a la de su esposa Carmen Trujillo García, de 17 años de edad, el día quince abril de mil novecientos treinta y ocho.
Enfermo de bronquitis aguda, ese mismo año a finales del verano, será de nuevo enviado a Andujar, esta vez a la Unidad de Infantería del Centro de Reclutamiento de Instrucción y Movilización nº 4 de Jaén, (C.R.I.M.Nº 4) donde permanecerá hasta el final de la guerra.
Dotado de un salvoconducto, para trasladarse a la “Venta del Chano”, en Castro del Río ( lugar donde quiere fijar su residencia) obtiene la licencia el día 22 de marzo de 1939. Las comandancias militares de Villanueva de Córdoba y Bailen, sellarán el mismo a su paso por ellas.
Tras su llegada a la Venta del Chano a comienzos del mes de abril de 1939, Manuel rehace su vida junto a su esposa, y a su hijo Francisco nacido unos meses antes.
La guerra había terminado, pero la paz tardaría en llegar, como ocurre en todas las guerras y Francisco esta a punto de descubrirlo.
Será abordado un día de comienzos del mes de mayo en plena calle por “un señorito” que literalmente le dice “… ¡ rojillo, a ti tenia yo ganas de verte¡” , será acusado, detenido encarcelado.
La acusación de autor de un delito de rebelión militar , hará que el Consejo de Guerra Permanente de Urgencia de Castro del Río, dicte sentencia de pena de muerte, el día 13 de mayo de 1939 .
Su mujer y su familia, le visitarán en la cárcel local todos los días para llevarle la comida, hasta un día antes de su muerte.
“ …, toma mi chaqueta y mis objetos personales, porque creo que mañana al amanecer nos fusilan.”
Fueron las últimas palabras que su esposa pudo cruzar con él. Su viuda la aprendió de memoria para estar segura de que jamás las podría olvidar.
El día 19 de junio de 1939, en las tapias del cementerio de Castro del Río, Francisco Merino Osuna, que contaba 23 años fue asesinado.
Su cuerpo sin vida sería arrojado junto a otros a una fosa común en el interior del cementerio municipal.
Dejo viuda y un hijo de apenas un año. Manuel murió joven, muy joven, demasiado joven, nadie debería morir a esa edad …
Alfo más de dos años más tarde, un cartero traería una carta a su esposa Carmen, enviada desde el Tribunal Regional de Responsabilidades Políticas. En la misma se le hacia saber a ella y a su hijo ( de tres años de edad), que el nuevo estado había abierto un expediente a su marido/padre por observar que el caso de Francisco Merino había constituido un caso de responsabilidad política de carácter grave. Por lo que lo condenaban de nuevo ( pesar de llevar mas de dos años muerto) como incurso en un caso de responsabilidad política, a la sanción de “… pago de la cantidad de cien pesetas”.
El asesinato de Francisco Merino, sería registrado en el registro civil de Castro del Río, el mismo día 19 de junio de 1939.
Años mas tarde su viuda sería citada al Juzgado para que firmara unos documentos, que se negó a firmar. Amenazada con ser fusilada, se pretendió que Carmen firmase un documento en el cual se aseguraba que su esposo Francisco Merino, había muerto de muerte natural. Su viuda se negó rotundamente, gritando ¡ A Paco lo habeis matado ¡ ¡ Asesinos ¡.
Otra historia más , tan injusta, tan grave, tan triste … Manuel no tuvo suerte. Este país no tuvo suerte.
Este país, tuvo una vez una oportunidad, , no la tuvo la razón ni la tiene aún hoy la justicia … ni la libertad.