El Sábado 27 de Junio, a las 19,30 h. (en la c/ Molinos) se inaugura el Aula del Campesinado, núcleo museístico dedicado a las luchas campesinas a lo largo de la Historia (centrado en la II República y Guerra Civil), que se integrará con los otros museos y yacimientos arqueológicos de la localidad en el proyecto municipal del Ecomuseo del Río Caicena (Almedinilla-Córdoba).

Previa a la inauguración del museo se presentará el nº 1 de la revista: Cuadernos Monográficos del Ecomuseo del Río Caicena, OIKOS, centrado en el estudio que sobre esta temática se lleva haciendo desde el Ecomuseo en los últimos años.

Se finalizará con una muestra del folclore popular: Los Trovos, con tres troveros de la comarca y copa de vino y tapa.

SEVILLA: 27 DE JUNIO: VIII CONCENTRACION CONTRA LA POLITICA DEL GOBIERNO ANDALUZ EN MATERIA DE FOSAS COMUNES DEL FRANQUISMO.
SEVILLA: 27 DE JUNIO: VIII CONCENTRACION CONTRA LA POLITICA DEL GOBIERNO ANDALUZ EN MATERIA DE FOSAS COMUNES DEL FRANQUISMO.

para ww.todoslosnombres.org / RMHSA de CGT.A

Por octava vez en Sevilla familiares, amigos de asesinados por el franquismo, con el apoyo de asociaciones memorialistas de Andalucía (sábado 27 a partir de las 12 en la Plaza de la Gavidea) se concentraran frente a la Consejería de Justicia y AA.PP., exigiendo coherencia política y ética personal, para intervenir -exhumando- en las fosas comunes de la dictadura existentes en Andalucía, ya que la “justicia” no está nada más que para desviar la atención (el Fiscal del TSJA plantea –ahora- en el caso García Lorca, la viabilidad de procesos administrativos), o en todo caso para admitir a tramite (Tribunal Supremo) denuncias de grupos de inspiración fascistas contra los escasos jueces que han prestado alguna atención al tema .

La concentración, como todas las anteriores, está convocada por la Coordinadora de Asociaciones de Memoria Histórica de Andalucía (CAMHA).

LA JUNTA, SUS SILENCIOS, CONTRADICCIONES Y DESAFIOS.

Bueno, la Junta sigue con sus asuntos, y entre ellos la Memoria Histórica, no es precisamente su preocupación como se deduce de las prisas que se está danto en la elección de su responsable en esta materia, o sea el Comisario, que parece ser que se nombrará –oficialmente- la próxima semana, aunque “casi” todos sabemos –desde hace más de quince días- que el elegido es Juan Gallo, del que se tienen escasas noticias sobre sus antecedentes, conocimientos e interés sobre estos temas, aunque va a tener que aprender rápido dado los asuntos aparcados desde hace “casi” un año. Entre esos asuntos está el famoso “Plan estratégico” en el que su antecesor estuvo trabajando el tiempo que estuvo en el cargo (8 o 9 meses) y del que se seguimos sin tener ni idea de su contenido.

Además el Gobierno Central no se lo pone fácil si tenemos en cuenta los apoyos (subvenciones) dados a iniciativas en Andalucía como la continuación del proceso de exhumación en el cementerio de San Rafael de Málaga con 150.000 € -la cantidad mayor dada en España para una exhumación-, así como a la familia de Luís Dorado Luque (cementerio de la Salud de Córdoba. ¿Qué dirá el ayuntamiento de esa ciudad?), a los compañeros de Aguilar de la Frontera, a la AMHyJA para seguir con la intervención en la Puebla de Cazalla e iniciarla en Cazalla de la Sierra, y también ratifica el interés en esta Web, aunque ha disminuido –de forma importante- el importe.

En los próximos días haremos público la Resolución Provisional del Ministerio de la Presidencia y las iniciativas que apoya en Andalucía.

Además se sigue poniendo, una vez, entre las cuerdas al ejecutivo con intervenciones como la realizada esta semana por la ARMH de Granada con la exhumación de 18 milicianos “desconocidos” y sin petición familiar alguna, realizada en Melegís. Una más que rebate todas las argumentaciones –incluida de la propia ARMH de Granada históricamente- que hasta ahora teníamos que aguatar un día sí, y otro también.

UNA LARGA HISTORIA DE DERROTA, EXILIO Y OLVIDO

Luis Dorado fue secuestrado, recluido y asesinado.

Público.es/Á.M. – SEVILLA – 18/06/2009

Luis Dorado Luque (Antequera, Málaga, 1898; Córdoba, 1936), casado con Josefa Ortiz Lara y padre de tres hijas, ganó un escaño de diputado por Málaga en las elecciones de febrero de 1936 en la lista del PSOE y era suplente de la Comisión de Pensiones del Congreso. Médico, nacido en una familia de tradición progresista, su asesinato en julio de 1936 precipitó a su familia a una historia de derrota, exilio y olvido.

Un escrito dirigido por Antonio Gutiérrez, uno de sus nietos, a la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega en 2007 recorre, a partir de fuentes históricas, los últimos acontecimientos de su vida.

Su viuda, que nunca fue reconocida como tal en España, se exilió en Bélgica

La tarde del 17 de julio el Grupo Socialista decidió que Dorado se marchara a Málaga para conocer los movimientos rebeldes, relata en su carta Gutiérrez. En el tren Madrid-Córdoba-Málaga, que tomó en Atocha, viajaban también un militar y varios suboficiales de la Guardia Civil. Dorado fue secuestrado la mañana del 18 por estas fuerzas armadas junto a Antonio Acuña, también diputado, y un extranjero de identidad no aclarada.

En el calabozo de Córdoba compartió reclusión también durante diez días con los diputados Antonio Bujalance y Bautista Garce y el ex diputado y periodista Joaquín García-Hidalgo. El fallecimiento de este facilita la aclaración del destino de Dorado. El historiador Francisco Espinosa encontró su firma básica para que la familia retomara su investigación en un documento relacionado con el fallecimiento de García-Hidalgo en la mañana del 28, que atribuía su fin a “causa natural”. El historiador Francisco Moreno sostiene que su muerte se debió a que García-Hidalgo, diabético, fue obligado a comer dulces. Dorado fue asesinado, supuestamente, en la madrugada entre el 29 y el 30 de julio.

Dispersión

Dorado se dirigía a Málaga a conocer los movimientos de los sublevados

Josefa Ortiz, su viuda, se marchó de España tras comprobar que el franquismo sobrevivía sin problemas a la victoria aliada en la Segunda Guerra Mundial y se exilió en Bélgica con pasaporte de la ONU. De sus tres hijas, una se quedó en este país europeo y otra emigró a Australia. “Tengo tres primas en Bélgica y una en Australia”, cuenta Gutiérrez. Sólo su madre, Carmen Dorado, se casó en España y se quedó. Josefa Ortiz regresó en 1958 y jamás fue considerada viuda. Falleció en 1995 con 97 años.

Antes de morir, pidió a su nieto Antonio que le prometiera que no descansaría en la lucha por dar un entierro digno a su marido y responder a las incógnitas que planean sobre su asesinato. “Creo que, a día de hoy, mi abuela estaría orgullosa”, dice Gutiérrez, de 57 años, que vive en Málaga.

EL FINAL DE UNA BUSQUEDA

junio 11, 2009

A tan solo tres días de haberse celebrado las Elecciones al Parlamente Europeo, donde 491 millones de personas vivimos en la Europa de la libertad, la igualdad y la solidaridad. Unas elecciones democráticas, donde nuestros políticos del PSOE nos han lanzado mensajes que tajantemente afirman que “ … España, no puede ser catalogada como una sociedad euro-escéptica, distanciada de Europa, porque Europa es nuestro presente y nuestro futuro.”, me van a permitir que hoy yo si me muestre escéptico, desengañado y tremendamente avergonzado, de una España que sí se distancia de Europa y que buscando nuestro prometedor presente y futuro, se olvida desinteresadamente de su reciente pasado.
Me duele pensar que nuestros políticos solo se acuerdan de las necesidades de los ciudadanos en periodo electoral y de ninguna forma creo, no quiero pensar, que acortar la distancia con el resto de países democráticos y libres, países “como el nuestro” europeos, se haga permitiendo que cientos de miles de personas de este país permanezcan desaparecidas desde hace ya más de 73 años. Si es ese el único ejercicio político de libertad , para hacer una sociedad mas justa, más progresista y más digna, yo sigo siendo escéptico. Quiero seguir siéndolo.
Porque al escepticismo mas real se llega al ver como transcurre el tiempo, como se incumplen las promesas, como se aprueban leyes que luego no se desarrollan, como el estado no se es capaz de facilitar la información que por añadidura esta obligado a facilitar, como de forma sistemática mira para otro lado, mientras miles de cientos de familias conviven todavía con la incertidumbre, el desamparo, el luto y el dolor.
Hoy podría haber sido un día como cualquier otro, … a tan solo tres días de haberse celebrado las Elecciones al Parlamento Europeo …, pero no ha sido así.
La visita de Francisco Pino García, ha sido la causante de que hoy, no sea un día cualquiera. Su visita y su largo viaje. Los cuales han hecho que me pregunte:
¿Qué motivo puede impulsar a una persona octogenaria, en el ocaso de su vida a emprender un viaje de ida y vuelta, un viaje de varios miles de kilómetros, a su localidad natal, desde de muchísimos años de permanecer alejado de ella?.
¿Qué sentimientos vuelven a cobrar vida, para hacer llorar a un anciano, que durante toda su vida ha esperado un gesto de amabilidad, de comprensión … de solidaridad ?
Y el mismo me ha dado la respuesta a estas preguntas. El final de una búsqueda …
Francisco, comenzó a buscar a su padre, una simple pista, un detalle, un documento, un testimonio, desde el mismo día que presencio su detención ilegal, cuando contaba con tan solo siete años. Hoy, ya tiene ochenta cumplidos. Su búsqueda ha cumplido ya los setenta y tres años. Setenta y tres años que han dado para sufrir y llorar mucho. Ha enterrado a su madre muy lejos de su localidad de origen, ha recorrido todos los lugares imaginables e inimaginables, llamando a sus puertas solicitando información acerca del paradero de su padre José Pino Jiménez. Los Ayuntamientos los Juzgados de paz, registros civiles y los archivos eclesiásticos han sido durante mucho tiempo visitados de forma insistente y repetitiva, sin que ninguno de ellos haya logrado arrojar la mas mínima información que facilite alguna pista sobre el paradero de José.
Cédulas de citación, notificaciones y certificados han convivido con él de forma infructuosa. Pues ninguno de ellos recoge el asesinato, la desaparición y ocultación del cadáver de su padre. Desaparecido en agosto de 1936, en la localidad cordobesa de Puente Genil.

José Pino Jiménez, es guarda ferroviario, vigilante nocturno de la estación de tren de esa localidad, natural de la localidad vecina de Herrera (Sevilla) se caso con Maria García Gálvez y se vino a vivir a Puente Genil, donde formo una familia, junto a su esposa y sus seis hijos.
En el mes de Agosto de 1936, una vez tomada la localidad porteña por las fuerzas del Comandante Castejón, se procedió a revisar los domicilios en la Ribera Baja, uno por uno, casa por casa, deteniendo, encarcelando y fusilando a todo aquel que era señalado como partidario del régimen republicano y afecto o militante a algún grupo político o sindicado obrero. En uno de esos registros, José fue detenido. En su misma casa, en presencia de su mujer y de sus hijos, que le vieron salir de la misma, tranquilo …, el nada tenia que temer, pues nada había hecho.
Fue el último día que Francisco y toda la familia pudieron ver a su padre con vida. Nunca más volverían a verle, a saber de él o a tener noticias suyas.
Su esposa Maria, quedo viuda y con seis bocas a las que alimentar, seis hijos con los que llorar, con los que lamentar la perdida de José. Muchas preguntas en el aire, y ninguna respuesta para las mismas.
Su búsqueda, la de María, la llevo, como a otras tantas viudas a acercarse pasados los años al Juzgado de Puente Genil, para solicitar la inscripción de la muerte de su marido. No se pudo realizar. Amenazada, aún varios años después, las nuevas autoridades querían, pretendían que Maria aceptara que la muerte de José se produjo de forma natural, a lo que ella se opuso de forma decidida. Jamás se produjo dicha inscripción. José ha continuado, continua todavía a efectos legales siendo un “desaparecido” en esta nuestra España europea, europeísta.
Ninguna pista arrojaron las nuevas autoridades acerca de su último destino, de la ocultación de su cadáver. Física y documentalmente, José desapareció sin dejar ningún rastro, ninguna prueba.
María hace ya algunos años que murió. En Barcelona descansas sus restos. Hoy es su hijo, Francisco, quien acruciado por el lento pero devastador paso del tiempo, tomó el relevo de su madre, en este final de la búsqueda. Una búsqueda de mas de setenta años. Llamando de puerta en puerta buscando pruebas del destino final de su padre. Recorriendo cientos y cientos de kilómetros, dedicando el tiempo, todo su tiempo a localizar, lo que mas ha querido en su vida, a su padre.
En un país, que celebra elecciones, europeas, autonómicas … sobre el recuerdo y el olvido de quienes tanto dieron y nada recibieron.
Olvidando el pasado, dudo mucho que incluso en esta Europa podamos construir solidamente un presente de igualdad y un futuro de libertad.

Rafael Espino Navarro.

Presidente de AREMEHISA

Las fosas caen en la desmemoria

Las políticas de memoria histórica no despegan: pasan de Presidencia a Justicia, se turnan tres comisarios que no les dan continuidad y la relación con las familias de represaliados es lejana. Hoy, sin comisario y sin el plan estratégico prometido para este mes, hay 640 fosas que aguardan el empujón de la Junta.

Un dato ejemplifica la paralización de las políticas de memoria en el Gobierno andaluz: a día de hoy hay ocho fosas comunes que deberían haberse abierto –o estarían a punto de hacerlo– teniendo en cuenta el compromiso que los tres comisarios de memoria nombrados hasta el momento dejaron en herencia a su sucesor. Se trata de los enterramientos de Guillena, La Puebla de Cazalla y Marchena (Sevilla), Córdoba y Aguilar de la Frontera (Córdoba), El Marrufo (Cádiz), La Palma del Condado (Huelva) y Málaga. En ellas pueden encontrarse cerca de 600 fusilados durante la Guerra Civil y el franquismo. En todos los casos, los portavoces de la Consejería de Justicia se comprometieron con los familiares de los represaliados a impulsar las exhumaciones de inmediato, pero a día de hoy ninguna se ha ejecutado.

Es más: en el caso de La Puebla de Cazalla, los allegados han escrito a la consejera, Begoña Álvarez, denunciando que carecen de un interlocutor al que remitirse en el caso de que inicien las excavaciones y tengan que modificar el plan inicial de trabajo –porque aparezcan más cuerpos de los previstos, porque hagan falta más operarios o antropólogos, porque el presupuesto, 40.000 euros pagados por la Junta, resulte escaso–. La exhumación de esta fosa se inició hace año y medio, se paralizó por falta de apoyos oficiales y ahora sigue sin abrir por esta falta de cobertura de la administración, denuncia la Asociación Andaluza Memoria Histórica y Justicia. Lo mismo ocurre en Málaga, el otro compromiso “inminente”.

En toda la comunidad existen unas 640 fosas, que guardan unos 54.000 cadáveres. Desde la Transición, apenas 5.000 andaluces han sido rescatados de estos enterramientos anónimos, según cálculos de los mapas de fosas elaborados por las asociaciones de memoria. La Junta, es cierto, no tiene la última palabra en su exhumación, pero las asociaciones necesitan su ayuda para convencer a los ayuntamientos y financiar parte de los trabajos. El problema está en que la Consejería de Justicia se encuentra absorbida por el reto de la ampliación y modernización de los órganos judiciales y la gestión del funcionariado, que son las materias que concentran su atención y también sus recursos. “La memoria nunca ha estado entre las prioridades claras del Gobierno andaluz”, resume Cecilio Gordillo, coordinador de la web http://www.todoslosnombres.org y portavoz de CGT Andalucía. “Ha sido así siempre, cuando las competencias estaban en Presidencia y ahora que están en Justicia. Nos escuchan muy poco”, añade.

a la espera. Actualmente, Justicia tiene prometida la aprobación de un plan estratégico que, entre otras cosas, catalogará como BIC (bien de interés cultural) las fosas comunes de Andalucía, abrirá un Centro para la Investigación y la Documentación de la Memoria Histórica y creará un comité de expertos para abordar las exhumaciones. También, aseguran, se digitalizarán los archivos existentes, con el fin de facilitar la labor de los investigadores y familiares de muertos y desaparecidos. Un catálogo de compromisos que anunció en el Parlamento la antecesora de Álvarez, Evangelina Naranjo, en octubre pasado, con el horizonte de ejecución en 2013. Su último comisario de memoria, Francisco José Salazar –que cesó con ella el pasado abril y al que nadie ha tomado el relevo aún–, garantizó que este plan se aprobaría “en el primer semestre de este año”. Se refería a 2009. Es junio y el plan no está aprobado. “Las asociaciones no tienen conocimiento de este proyecto más que por la prensa”, sostiene además Francisca Maqueda, vicepresidenta de la Asociación Andaluza Memoria Histórica y Justicia.