Pedraza Bellido, Rafael
Autor/a: Ana Cristina Pedraza Nadales

Homenaje a su memoria

Querido abuelo: me gustaría empezar diciéndote que estáis más presentes que nunca y sois nuestros referentes.

Rafael Pedraza Bellido nació en Montilla, el 6 de junio de 1897, hijo de Candelaria Bellido Repiso y Rafael Pedraza Luque. Era el mayor de cuatro hermanos, dos hermanas: Concha y Carmela y un hermano, el menor: Ángel Pedraza Bellido. Se casó en primeras nupcias con Carmen Uruguru y tuvo un hijo llamado Rafael Pedraza Uruguru, que falleció. Quedó viudo y se casó con mi abuela, Teresa Galán Llamas, el día 29 de diciembre de 1923. Residían en Montemayor en la calle Justo Moreno. Tuvo tres hijas: Candelaria, Rafaelita y Josefina, y un hijo póstumo, Rafael Pedraza Galán.

Eran una familia muy feliz, mi tita Tere recuerda que se querían muchísimo, era un matrimonio con mucho amor. En la casa se respiraba dicha y alegría, su padre jugaba con sus niñas cuando llegaba de trabajar y tenía ocasión. Esto que ahora vemos muy común no era lo frecuente en los hombres de la época. Él se deshacía en halagos para su mujer y sus hijas.

Trabajó de electricista, panadero, e incluso de camionero. Militaba en las filas del PSOE.

El 26 de julio de 1936 fusilaron a su hermano menor, Ángel Pedraza Bellido, en Paradas, provincia de Sevilla, con 26 años de edad. Allí trabajaba de electricista, aunque residía en Montemayor, provincia de Córdoba, junto a su esposa María Navarro Bernal, matrona en el pueblo, su hijo Rafael y su hija Ana María. Su esposa falleció después por fiebres tifoideas y está enterrada en Córdoba. Sus hijos, al quedar huérfanos de padre y madre, fueron criados por sus tías paternas Carmela y Concha en Montilla, por separado.

Tras este asesinato, su mujer, Teresa, intentaba convencerle para que dejase el pueblo y evitar su fusilamiento. Él quedó muy afectado con el crimen cometido contra su hermano. Ángel vivió en su casa de Montemayor desde que contrajo su primer matrimonio. Se negaba a marcharse afirmando: «Yo no he hecho nada malo, Teresa, y no tengo que abandonar a mi familia». A lo que ella le contestaba: «Si no te quieres ir solo, vámonos todos». Rafael le decía: «Tú no tienes que pasar fatigas. Si tu eres una hermana de caridad, ¿Quién te va a querer hacer daño a ti?»

Una semana estuvo Montemayor bajo control republicano. Como al alcalde se lo llevaron preso, la autoridad recayó en el Comité de Guerra, del que formó parte junto a Acacio Gómez Vega, José Gómez Vega, José A. Palos, José Gómez y Juan Carmona. No dio tiempo a declarar lo que se llama «comunismo libertario», que no era el caso, porque en el pueblo existía un pluralismo frentepopulista republicano, que era el que, legalmente, había ganado las elecciones. Tampoco se trataba de la llamada «revolución». Lo único que solía hacer el Comité eran las elementales medidas de emergencia local como abastecimiento y comedor colectivo (no se olvide que los jornaleros habían abandonado los trabajos para dedicarse ahora a la defensa de la República y, lógicamente, tenían que comer).

Su hija mayor recuerda que muchos días llegaba a su casa sin zapatos y cuando su mujer le preguntaba: «Rafael, ¿otra vez vienes sin zapatos?» Le contestaba: «A quien se los he dado le hacían más falta que a mí, Teresa». A los veintiún días de haber fusilado a su hermano Ángel, cuando ya tenía pensado dejar su casa, con su equipaje preparado para marcharse, no tuvo opción. Salió a pasear el día 15 de agosto por ser fiesta y ya no regresó nunca más.

El día 16 de agosto de 1936 lo fusilaron en La Fuente de la Higuera, junto a sus amigos y compañeros de partido: Antonio Jiménez Jiménez, Juan Mª Moreno Díaz, Rafael Prieto Morales y José Mª Arroyo Llamas. Los arrojaron a la fosa nº 19 en el Cementerio Municipal de Aguilar de la Frontera, donde yacían dieciocho cuerpos. Tenía treinta y nueve años.

Su viuda y sus tres hijas no dejaron de esperarlo, pero no llegaba. Cuando Teresa fue a disponer del camión que tenían se encontró que la Guardia Civil se lo había quitado además de todas sus pertenencias. Su hija mayor con once añitos de edad pasó a hacerse cargo de la casa y de sus hermanas, mientras su madre Teresa trabajaba sin descanso para poder sacarlas adelante.

Desde que se casaron vivían de alquiler en la calle Justo Moreno, pero tuvieron que abandonar esta casa y buscar otra más barata porque no podía pagar la renta. Para cambiar el domicilio y continuar con el negocio tenía que pedir un permiso en el cuartel de la Guardia Civil, ya que se habían adueñado de las casas que estaban vacías por estar los vecinos en el frente o huidos.

Se fue al cuartel y allí tuvo que ver a los guardias Zurera y Gaitán, que eran los que salían cada noche con el camión junto a otros falangistas venidos de fuera que vivían en el castillo del pueblo. Gaitán se acercó a mi abuela y casi al oído le afirmó que mi abuelo, Rafael Pedraza Bellido, no iba atado cuando lo fusilaron. Mi pobre mamá Teresa no paraba de llorar, pero dentro de su desazón albergaba alguna esperanza de que hubiera podido huir y algún día volviera.

Estaba consternada, desvalida, sin fuerzas y acudió al médico para ver qué le pasaba. Su diagnóstico fue: «Tiene el corazón cansado». Mi abuela volvió a su dolor, a su casa, a sus tareas, encontrándose totalmente deshecha y con el corazón roto de dolor. Al cabo del tiempo descubrió que estaba embarazada del que hoy día es mi padre, su hijo Rafael Pedraza Galán. Este niño nació con muy poquito peso, muy delicadito y ella estaba tremendamente enferma, pero ese niño no podía ser más deseado y querido.

Al día siguiente del parto llegó la pareja de la Guardia Civil a su casa, a su cama a preguntarle: «¿Que ha sido?» Mi abuela le contestó: «Un niño. Os habéis llevado a un Rafael Pedraza y ya hay aquí otro». Los guardias con toda su crueldad le dijeron que se lo iban a llevar, que iban a por él. La madre se moría llorando, gritando y pidiéndoles que no le quitaran a su hijo, que además estaba muy enfermito. Accedieron, pero la dejaron muy preocupada porque la amenazaron afirmándole que volverían a por él. No estuvo nunca tranquila temiendo que le robaran a su hijo recién nacido. Su hija Tere con el mayor de los esmeros los cuidaba: le ponía calorcito al niño para que aumentara su temperatura y velaba por la salud de los dos mientras llevaba la casa y atendía a sus hermanas con sólo doce años.

Mi abuela Teresa Galán Llamas, mujer y madre ejemplar con muchísimo trabajo e inteligencia para poder vencer a la fiscalía, que llegaba a la casa para desvalijarla de todo, consiguió que nunca pasaran hambre. A su niño, como siguen llamando a mi padre, no le faltó ni chocolate; lo lograba levantando tabiques para esconderlo, haciendo trampillas ocultas… valiéndose de todo su ingenio.

Al terminar la guerra volvieron los dueños de la casa y les permitieron seguir viviendo allí mucho más tiempo.

Se armó de valor y fuerzas de donde no las tenía y fue a pedir su partida de defunción el 18 de mayo de 1939. Lo hizo para que sus hijas Josefina y Rafaelita pudieran estudiar tal y como él deseaba. Su hijo Rafael no tuvo que realizar el servicio militar por ser hijo de viuda.

Siempre tuvieron tienda pero además fue sastra, confeccionando trajes para los hombres del pueblo ayudada por su hija Rafaelita, que trabajaba sin descanso a pesar de su corta edad para poder entregar los pedidos en fecha.

Ante la miseria y escasez tan tremenda que había, llegó a prever que se iba a terminar el hilo y con ello la costura. Buscó por todo el pueblo y compró todo el que había disponible. Solamente quedaba blanco, pero su hija Tere lo devanó y lo tiñó de todos los colores que ella preparó con distintos tintes en ollas de agua hirviendo.

Este oficio también se lo enseñó a su hijo, mi padre, el cual llegó a irse a Pamplona para perfeccionarse en la sastrería. Empezó a ver que llegaba la confección industrial y se volcó más en la tienda, temiendo que se le acabaran los encargos de costura. Con el comercio familiar continuó mi padre hasta que se jubiló.

Lo cierto es que parece mentira que en tan poco tiempo hayan cambiado tanto las cosas. Es muy triste que tengamos estos testimonios vivos y un desconocimiento tan grande. Consiguieron inculcar el miedo y contarlo todo tergiversado. Mi tita Tere siempre nos ha dicho que lo que ponía en los libros de historia no estaba escrito tal como sucedió.

Pretendían borrarlos de la faz de la Tierra, hacer creer que nunca habían existido, pero fueron reales, vivieron y murieron por sus ideas. Ahora que parece que la política puede ser corrupta tenemos unos antecedentes valientes y honestos en los que mirarnos y de los que aprender.

Mi abuelo Rafael Pedraza Bellido descansa en Paz en Montemayor junto a su esposa Teresa Galán Llamas desde el 15 de abril de 2012, gracias a la labor de AREMEHISA, y a todos los voluntarios y voluntarias que han contribuido a la realización de este sueño. En su funeral, a pesar de su ausencia por enfermedad, estuvo muy presente su hija Josefina Pedraza Galán.

Son nuestros muertos, los verdaderos padres de la Democracia. Murieron por su patria, por su bandera, que no es otra que la Bandera Republicana. No podemos olvidar que fue la España de 1936, no la de 2012, la que democráticamente eligieron la mayoría de los españoles.

En su partida de defunción alega como causa de la muerte la Revolución y la Guerra, pero debemos tener presente que la Guerra no la empezaron ellos y la Revolución tampoco. Realmente no hubo otra causa de muerte que uno de los múltiples asesinatos cometidos. La España libre que proclamaban los golpistas es la España que fusilaba hombres y mujeres sin piedad.

Ahora precisamente nos falta gente con arraigo, con ideas, con pensamientos creativos, con arte, con amor.

Para terminar solo puedo decir que no buscamos buenos, ni malos. Solo pretendemos poder enterrar a los nuestros. Es humano que cada familia de sepultura a los suyos cuando vayan faltando.

«No quiero que me entierren donde me han de enterrar».

«¡Papá, qué bien vas a estar ahí!» dijo su hija Tere al verlo en la sepultura en el Cementerio de Montemayor junto a su madre Teresa.

Gracias y ¡Viva la Libertad!

VI PREMIO A LA MEMORIA HISTÓRICA “JOSÉ MARÍA LEÓN”
AREMEHISA (Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Aguilar de la
Frontera) (Córdoba), ha concedido el VI Premio a la Memoria Histórica “JOSÉ MARÍA LEÓN”, a
la película “La Voz Dormida”, del director andaluz Benito Zambrano.
Con la entrega de este galardón AREMEHISA, quiere reconocer que la vida de Pepita Patiño,
es la vida… y la historia … de todas las mujeres que sufrieron la represión franquista y premiar el
compromiso que a través del trabajo de todo el equipo que ha hecho posible la película se hace con
la justicia y el homenaje a todas ellas.
Recordar que esta es ya su sexta edición y que este es un año muy especial para el premio,
( hemos de recordar que los restos mortales del alcalde José María León Jiménez, han sido
identificados hace apenas algunos días, a través de un largo proceso de identificación genética que
la Asociación desarrolla desde comienzos del pasado año) y que fue creado para premiar todas
aquellas iniciativas tanto públicas como de particulares que ayudasen y aportasen valor a la
recuperación de la Memoria Histórica y la búsqueda y conocimiento de la verdad.
En sus anteriores ediciones el premio fue recogido con carácter honorifico por Virginia León
Lucena (2007), el profesor e historiador Francisco Moreno Gómez (2008), el profesor e historiador
Antonio Barragán Moriana (2009), el juez Baltasar Garzón Leal (2010) y el pasado año fue
otorgado a titulo póstumo a dos personas de Aguilar de la Frontera exiliadas y deportadas en
campos de concentración nazis, José María Cabezas Arana y Manuel Varo Chicano.
La entrega del premio se realizará en fecha aún por concretar por parte de la organización
del mismo.

DESDE EL OTRO LADO DEL TIEMPO
Autor: Rafael Espino Navarro
Con la mirada retrospectiva, que nos dan los años transcurridos, y el saber que nunca del
todo encontraremos la manera de consolar completamente a alguien a quien la muerte le arrebató lo
que más quería, sin ser consciente de hasta que punto aquello llegaría a ser doloroso, hoy, hemos
sido de nuevo testigos mudos de otra reparación a quienes han pagado ya casi todos los plazos del
dolor.
Ayer, entre música de Sebastían Bach, poemas de Lorca y rosas rojas, la familia de Juan
María Moreno Díaz a/ “Cachas”, pudo por fín dar digna sepultura a sus restos mortales junto a los
de su viuda Ana Laguna Carmona, en el cementerio de San Rafael, en Córdoba.
Gracias a la misteriosa alquimia de la técnica, Juan María, ha podido ser identificado
genéticamente a través del ADN, después de un largo y complicado proceso de exhumación llevado
a cabo por AREMEHISA (Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Aguilar de
la Frontera) (Córdoba), para ser entregado a la familia.
Su cuerpo fue arrojado a la fosa número 19 del cementerio municipal de Aguilar de la
frontera, el día 16 de agosto de 1936, junto a otras 17 personas más, entre ellas dos mujeres (una de
ellas embarazada de cinco meses). Compartió durante más de 74 años la tierra que les sepulto, con
personas de su localidad natal Montemayor (Córdoba), así como de Fernán Núñez y Aguilar de la
Frontera.
Hoy es otro de esos grandes días en los que nuestra conciencia y nuestra memoria se
muestran satisfechos y eso nos hace mirar de otra forma el mundo que nos rodea. Hoy es otro de
esos días esperados durante muchos años, en el que otras personas han podido ir al encuentro dela
ausencia de su padre, … de su abuelo , “desaparecido”.
Junto al ramo de rosas rojas, un nombre … JUAN MARÍA MORENO DÍAZ, que nadía
podrá jamás borrarlo ya, para eliminarlo, para matarlo del todo.
Juan María, descansa en paz.

Hoy, es difícil recordar ya muy bien lo que significa la palabra dignidad. Ana y José son una excepción, ambos representan aquí, a los nietos de las victimas del franquismo, que han sido dignos propietarios durante muchos años de familiares recuerdos dolorosos, que no podrán olvidar jamás, como no podrán tampoco olvidar nunca la mañana del pasado domingo, esa mañana vieron llorar a sus padres, al ver cumplido un sueño, a pesar de estar agotados y ser incapaces de seguir reteniendo las lágrimas por más tiempo, de seguir inmersos en ese laberinto sentimental, donde se entrecruzan en un solo instante el escenario de sus vidas, junto a la frágil sensación de volver a revivir emociones distantes.
Hoy, han pensado en ellos, en sus familias, en todo lo que han sido y serán, en lo que los une y en lo que los separa, en lo que aún permanece cerca de ellos y en lo que inevitablemente, el tiempo ya se llevó.

Hoy más que nunca duelen las ausencias y retornan a la memoria la invisible vida de un abuelo muerto, un héroe anónimo, cuyo destino final marcaría para siempre sus vidas y las de sus familias.
1/ ¿Que has sentido, cual ha sido tu primer pensamiento al saber que tu familiar había sido identificado, después de tanto tiempo?
El sentimiento ha sido de alegría , tranquilidad y paz.

2/ ¿Con ese primer pensamiento has tenido algún recuerdo especial para alguien?

Para mi madre, asi como para un tio mio que se murió sin saber donde estaba su padre.

Antonio Jiménez Jiménez “Paquili”

3/ ¿Creíste alguna vez que este sueño pudiese verse hecho realidad?

Si
4/ ¿Desde cuando y como o en que condiciones lleva tu familia buscando a vuestro “desaparecido”?

Desde siempre, un tio mio incluso iba por los pueblos preguntando.
5/ ¿Crees que se ha hecho justicia, con los represaliados del franquismo, en este país?

No, no se ha hecho justicia con los represariados, y se esta haciendo muy muy tarde, ya que en la primera mayoria absoluta que obtuvo el psoe , esta tendria que haber sido una prioridad.

6/ ¿Que opinión te merece al respecto todo lo sucedido en los últimos años en España, tras el intento de investigar judicialmente los asesinatos del franquismo y las últimas resoluciones judiciales al respecto?

Al único juez capaz de poner sobre la palestra la realidad d este país, lo han eliminado sencillamente porque toca temas que les puede perjudicar y mucho.
7/ ¿Crees que detrás de la petición de justicia, aún se alberga alguna venganza?

La petición de justicia reclama justicia, venganza seria hacerles o pedir que hiciesen a ellos lo que ello hicieron a los represaliados.
8/ ¿Crees que podremos alguna vez encontrar esa justicia reclamada por las victimas, durante tantos años, en este país, o esa vía ya esta cerrada?

Sí, llegará un momento o un tiempo en que si en nuestro pais no se lleva eso a cabo, desde instituciones extranjeras se nos hará justicia y también se nos hará saber y recordar.

9/ ¿Que les dirías a todas esas personas que aún esperan poder tener la oportunidad de encontrar e identificar a su familiar “desaparecido”?

Que por respeto a los desaparecidos muevan cielo y tierra hasta encontrarlos. que no caigan en el olvido que es lo que pretendían sus ejecutores al arrojarlos a cunetas.

10/ ¿Que piensas del trabajo desarrollado por AREMEHISA, (Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Aguilar de la Frontera), durante todos estos años?

El trabajo de AREMEHISA de Aguilar de la Frontera, es sencillamente de MATRICULA DE HONOR y nunca mejor dicho, personas con esa constancia y dedicación son sencillamente las que merecerían llevar las riendas de este país.

“… los disparos sonaban, y los cuerpos caían al suelo como fardos, como bultos, como árboles talados a destiempo. … escuchaba los disparos, oía caer los cuerpos. A veces se escuchaban gritos, lamentos, de niños o adultos que lloraban como niños .”

A. Grandes.
Hoy, es difícil recordar ya muy bien lo que significa la palabra dignidad. Ana y José son una excepción, ambos representan aquí, a los nietos de las victimas del franquismo, que han sido dignos propietarios durante muchos años de familiares recuerdos dolorosos, que no podrán olvidar jamás, como no podrán tampoco olvidar nunca la mañana del pasado domingo, esa mañana vieron llorar a sus padres, al ver cumplido un sueño, a pesar de estar agotados y ser incapaces de seguir reteniendo las lágrimas por más tiempo, de seguir inmersos en ese laberinto sentimental, donde se entrecruzan en un solo instante el escenario de sus vidas, junto a la frágil sensación de volver a revivir emociones distantes.
Hoy, han pensado en ellos, en sus familias, en todo lo que han sido y serán, en lo que los une y en lo que los separa, en lo que aún permanece cerca de ellos y en lo que inevitablemente, el tiempo ya se llevó.

Hoy más que nunca duelen las ausencias y retornan a la memoria la invisible vida de un abuelo muerto, un héroe anónimo, cuyo destino final marcaría para siempre sus vidas y las de sus familias.
1/ ¿Que has sentido, cual ha sido tu primer pensamiento al saber que tu familiar había sido identificado, después de tanto tiempo?
 
Mucha alegría.
 
2/ ¿Con ese primer pensamiento has tenido algún recuerdo especial para alguien?
 
Para mi tia Tere, mi padre y mi tio Gabriel.
3/ ¿Creíste alguna vez que este sueño pudiese verse hecho realidad?
 
Puede parecer un dicho, pero realmente soñé hace muchísimos años con el funeral de mi abuelo Rafael Pedraza Bellido leyéndole  poemas de Miguel Hernández y he podido realizar un sueño que parecía imposible.
 
4/ ¿Desde cuando y como o en que condiciones lleva tu familia buscando a vuestro “desaparecido”?
 
A mi abuelo llevamos toda la vida esperándolo. Yo cuando era niña y veía ¿Quien sabe dónde?, con Paco Lobatón. Pensaba que volvería y no podía entender aquello que me contaban de que salió de casa y nunca regresó.
 
Mi hermana Esperanza Pedraza Nadales empezó su búsqueda en Internet en el foro de Memoria Histórica en el año 2005/06.
 
 
5/ ¿Crees que se ha hecho justicia, con los represaliados del franquismo, en este país?
 
Ni mucho menos, es lo que se debería, pero ni por asomo. Deberíamos parecernos a Alemania en la condena del nazismo para condenar el franquismo, pero desgraciadamente no es así.
 
 
6/ ¿Que opinión te merece al respecto todo lo sucedido en los últimos años en España, tras el intento de investigar judicialmente los asesinatos del franquismo y las últimas resoluciones judiciales al respecto?
 
Vergonzoso, e indignante. Parece que la guerra la empezamos nosotros y siguen intentando que nos sintamos  culpables. No asumen que los llamados nacionales fueron los golpistas, los que dividieron España, y querían hacer creer que todo era por la gracia de Dios.
 
7/ ¿Crees que detrás de la petición de justicia, aún se alberga alguna venganza?
 
 
La esperanza es lo último que se pierde, y creo que algún día al menos se deberían contar las cosas como sucedieron realmente.
 
8/ ¿Crees que podremos alguna vez encontrar esa justicia reclamada por las victimas, durante tantos años, en este país, o esa vía ya esta cerrada?
 
Por ahora está difícil.
Se ha permitido un atropello contra la justicia al llevar al banquillo al único juez que se atrevió a removerlo.
No entiendo que en un país democrático pueda admitirse una demanda interpuesta por manos limpias, que no debería tener representación, al igual que no la tiene erribatasuna.
 La condena al terrorismo debería ser para todos y las víctimas reconocidas.
 
 
9/ ¿Que les dirías a todas esas personas que aún esperan poder tener la oportunidad de encontrar e identificar a su familiar “desaparecido”?
 Que no desesperen y que ojalá  puedan recuperarlos porque la satisfacción es tan grande que no se puede describir.
Mi tía que tiene 87 años al ver la caja de su padre, que es mi abuelo en el enterramiento de mi abuela, dijo: “ Papá que bien vas a estar ahí”.
 
 
10/ ¿Que piensas del trabajo desarrollado por AREMEHISA, (Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Aguilar de la Frontera), durante todos estos años?
 
Solo puedo decir que ha sido y es ejemplar. Nuestro agradecimiento es enorme y sincero.
Espero que todas las familias puedan dar sepultura a los suyos, es cuestión de humanidad.
No pretendemos nada mas que enterrar a los nuestros y saber dónde están.
 
Como nos dice Miguel Hernández:
 
“ Mi cuerpo pide el hoyo que promete la tierra”
 

DUELO Y VERDAD CONTRA EL OLVIDO
AREMEHISA Abril 16, 2012
DUELO Y VERDAD CONTRA EL OLVIDO

Ayer, día 15 de Abril, del 2012, las familias de Antonio Jiménez Jiménez a/ “Paquili” y Rafael Pedraza Bellido, pudieron por fin completar el duelo, esperado durante mas de setenta y seis años. 76 años después de la violenta muerte de Antonio y Rafael, sus familias por fin pueden llorarles y decir “ descansen en paz”.

Al igual que ocurriera hace ahora casi dos años, con los restos mortales de Antonio Manuel Palma Moreno, en un acto intimo, sencillo y muy emotivo, los restos mortales de Antonio Jiménez Jiménez fueron depositados junto a los de su viuda Luisa Arroyo Moreno, y los de Rafael Pedraza Bellido, junto a los de su mujer Teresa Galán, en la localidad cordobesa de Montemayor.

En el sepelio estuvieron presentes además de los familiares de ambos,l algunos miembros de AREMEHISA (Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Aguilar de la Frontera) (Córdoba) junto a los representantes de la actual Agrupación Socialista de Montemayor, encabezados todos ellos por el alcalde de los localidad José Díaz Díaz y otros representantes de la actual corporación municipal y algunos vecinos y amigos.

La espera de este momento ha sido dura y larga, pero ahora las familias de Antonio y Rafael, podrán por fin cerrar el duelo, tras el conocimiento de la verdad. Por fin han comenzado a conocer su pasado. Pero aún así una parte de ese pasado no podrá ser enterrada conociendo la verdad. No podrán nunca olvidar.

Cierran el duelo, conocen la verdad pero no olvidan. No quieren, no podrán nunca olvidar a quien han querido tanto. Su memoria siempre permanecerá viva.

ANTONIO JIMÉNEZ JIMÉNEZ Y RAFAEL PEDRAZA BELLIDO, descansan por fin en paz.

UNA PRIMAVERA LLENA DE ESPERANZAS
Autor: Rafael Espino Navarro
Hace hoy 81 años que el pueblo español se echó a las calles para proclamar la República. Fue el resultado de unas elecciones democráticas a las cuales en Aguilar de la Frontera los socialistas y republicanos, manifiestan su deseo inmediato de acudir en coalición. El mismo día 23 de marzo del 31, se hace publica la noticia a través de un manifiesto común.
El domingo 12 de abril de 1931, se dio comienzo a una campaña electoral que cambiaria por completo el panorama político del país.
El resultado de las elecciones celebradas, desde el momento en que se conocieron precipitaran los acontecimientos que habrían de sucederse a lo largo de los siguientes días.

RESULTADO DE LAS ELECCIONES MUNICIPALES
DEL 12 DE ABRIL DE 1931 EN AGUILAR DE LA FRONTERA

Puestos a cubrir
Monárquicos
Republicanos
Socialistas
Comunistas
20
7
7
6

La Republica y la Guerra Civil en Córdoba Francisco Moreno Gómez

Provincia por provincia, de forma sucesiva proclamaron la República, sucediéndose manifestaciones de jubilo y alegría en todas las ciudades y capitales de España.

“España se acostó monárquica y despertó republicana”. La famosa frase del Almirante Aznar expresa a la perfección el cambio radical que dio España en unos pocos días. A las 9 de la noche del 14 de Abril del 1931, el monarca Alfonso XIII se marcha por la puerta de atrás. Su destino es Cartagena, donde tenía un barco preparado para su marcha hacia tierras francesas. La gente exultante ya había invadido las calles, con banderas tricolores para festejar el cambio de régimen. España es una República. El pueblo tiene la esperanza de un país mejor.

Así lo entendieron el conde de Romanones y el propio Rey, al constatar su falta de apoyo popular en las ciudades. Aquél inició contactos con Niceto Alcalá Zamora para obtener seguridades sobre la vida del monarca. Pero el que iba a designarse Jefe del Estado y Presidente del Gobierno provisional sólo unas horas más tarde, había obtenido el apoyo de Sanjurjo, y con él el de la guardia civil y el Ejército; se eximió de poder garantizar nada, exigiendo en cambio el inmediato abandono del país del que había entregado el Gobierno a sucesivos dictadores. Tal exigencia fue repetida por el Comité Revolucionario, que se iba a convertir en Gobierno provisional, en un manifiesto publicado en los distintos diarios. El monarca marchó hacia el exilio la noche del mismo 14 de abril de 1931. El día 16 de abril se hizo público el siguiente manifiesto, redactado por el Duque de Maura, y que el día 17 sólo publicó el diario ABC, en portada:

“Las elecciones celebradas el domingo, me revelan claramente que no tengo el amor de mi pueblo. Mi conciencia me dice que ese desvío no será definitivo, porque procuré siempre servir a España, puesto el único afán en el interés público hasta en las más críticas coyunturas. Un Rey puede equivocarse y sin duda erré yo alguna vez, pero sé bien que nuestra patria se mostró siempre generosa ante las culpas sin malicia. Soy el Rey de todos los españoles y también un español. Hallaría medios sobrados para mantener mis regias prerrogativas en eficaz forcejeo contra los que las combaten; pero resueltamente quiero apartarme de cuanto sea lanzar a un compatriota contra otro, en fratricida guerra civil.
No renuncio a ninguno de mis derechos, porque más que míos son depósitos acumulados por la Historia de cuya custodia me han de pedir un día cuenta rigurosa. Espero conocer la auténtica expresión de la conciencia colectiva. Mientras habla la nación suspendo deliberadamente el ejercicio del Poder Real reconociéndola como única señora de sus destinos.
También quiero cumplir ahora el deber que me dicta el amor de la Patria. Pido a Dios que también como yo lo sientan y lo cumplan todos los españoles“.-

Alfonso, Rey.

El 14 de Abril de 1931. ¡Viva la República!. Durante ese día y los sucesivos las masas salen a las calles lanzando vivas al nuevo régimen político sin cesar.

Manifestación en el Paseo de la Victoria en Córdoba para celebrar la llegada de la II República Diario La Voz 16 abril 1931
Diario “La Voz” 13 de abril de 1931

“En nombre de todo el gobierno de la República española, saluda al pueblo una voz, la de su Presidente, rendida por la emoción e impulsada por el entusiasmo ante el espectáculo sin igual de una reacción casi imposible de imitar que esta nación ha dado al mundo resolviendo el problema de su revolución latente y cambio indispensable de su estructuración, en medio de un orden maravilloso y por voluntad y vía perfectamente legales. El Gobierno todo, en nombre del cual hablo, está compenetrado por su amor al país y dispuesto a resolver los ideales nacionales y ofrece que pronto, muy pronto, tan pronto como las circunstancias lo permitan, dictará el modelo de su estructuración política. Pero mientras tanto, el Gobierno realizará un programa de justicia social y de reforma administrativa de supresión de injusticia, depuración de responsabilidades y restablecimiento de la ley. Dará con todo ello la satisfacción que el pueblo anhela… El acto del domingo con ser admirable y perfecto, ha tenido complemento grandioso con el requerimiento que ayer hizo la opinión al régimen monárquico para que desaparezca e la implantación en el día de hoy de la República por un acto de voluntad soberana, de iniciativa del país, sin el menor trastorno, completando aquella empresa de tal manera que el mundo entero sentirá y admirará la conducta de España, ya puesta en otras manos con un orden ejemplar, que ha de completar su eficacia.
Asistid al gobierno con vuestra confianza, vigiladle en sus actos y, si incurrimos en responsabilidad, exigidlas; y con nuestro amor y con nuestra conciencia prometemos llenar todas vuestras aspiraciones. Si esto es así, no os reclamamos vuestro aplauso, sino vuestra confianza, para la satisfacción de la conciencia de todos nosotros. Nuestra autoridad sólo puede existir con vuestro apoyo, seguir unidos sin alborotos en las Calles y respetad el derecho de todos; pero vigilad, pues sois la guardia nacional del Gobierno que acompaña al pueblo. Procurad que en vuestra conducta no haya nunca la menor protesta que sirva de pretexto para una reacción contraria y, si ella surgiere, quede ahogada.
La normalidad en el país es completa, y nos hemos posesionado sin el menor incidente. El primer acto del Gobierno ha sido la concesión de una amplia y generosa amnistía.
Estamos todos seguros de que España goza de un completo amor en todas las regiones, que servirá para hacer una España grande, sin que ningún pueblo se sienta oprimido, y reine entre todos ellos la confraternidad.
Con el corazón en alto os digo que el Gobierno de la República no puede dar a todos la felicidad, porque eso no está en sus manos, pero sí el cumplimiento del deber, el restablecimiento de la ley y la conducta inspirada en el bien de la patria. ¡Viva España y viva la República! (2)

Discurso del Presidente del Gobierno provisional Don Niceto Alcalá-Zamora transmitido por Unión Radio el día 14 de abril de 1931
En Aguilar, las manifestaciones de jubilo por la proclamación de la II República, se vivieron de forma similar al resto del estado español..

“ … se celebro una gran manifestación, así como distintos actos en los centros obreros, en coches se trasladaron también un numeroso grupo de personas a Córdoba, el día 14 de abril, para participar en los actos celebrados en Las Tendillas …”

El día siguiente , el 15 de abril de 1931, fue declarado por el Gobierno Provisional fiesta nacional y de nuevo se vuelven a suceder los actos de celebración y alegría en la casa del pueblo y en el centro republicano. Una gran manifestación recorrerá las calles de la población portando banderas tricolores y dando gritos y vivas a la República.

Los resultados de las elecciones municipales del 12 de abril de 1931, fueron una sorpresa para todos. Los republicanos no esperaban el éxito y los monárquicos consideraban imposible la victoria de sus adversarios.
Lo que provocó este vuelco político fue que el sistema caciquil de la España de la Restauración había llegado a un limite insostenible, por lo que finalmente se había colapsado y por primera vez el gobierno había sido derrotado en unas elecciones.
Tras el delirio inicial la preocupación del recién estrenado Gobierno Provisional fue la nueva organización democrática de la vida nacional. La República quedó instaurada inmediatamente y pudo considerarse como un ejemplo de civismo y madurez política. Su primer jefe de gobierno fue Niceto Alcalá Zamora, pero en el nuevo gabinete ya podía identificarse un alto componente de miembros de corte anticlerical o que ejercían profesiones liberales, representantes de la Institución Libre de Enseñanza. Los más destacados ministros de ese primer gobierno republicano eran Miguel Maura (Gobernación), Fernando de los Ríos (Justicia), Casares Quiroga (Marina), Alvaro de Albornoz (Fomento), Marcelino Domingo (Educación) y Manuel Azaña (Guerra).
Los gobiernos civiles, diputaciones y los ayuntamientos fueron constituidos en los siguientes días con expectación y esperanza histórica.
El resultado de las elecciones fue mayoritariamente antimonárquico en los principales núcleos de población, no llegándose a alcanzar este mismo resultado en algunas zonas rurales, donde los grandes caciques aún tendrían mucho que decir y hacer.
En Aguilar las elecciones decantaron un comportamiento absoluto de rechazo al sistema caciquil heredado y mantenido durante la Restauración y la dictadura posterior. Como consecuencia, se constituye el primer Ayuntamiento de la II República, en esos días, que quedará conformado por las siguientes personas:

NOMBRE
GRUPO POLÍTICO
Leoncio Mejías Carmona
Partido Republicano-Radical
José Jiménez Carretero *
Partido Republicano-Radical
Francisco León Serrano
Partido Republicano-Radical

Andrés Alberca Conde *
Partido Republicano-Radical
Francisco Jarabo Roldán
Partido Republicano-Radical
Miguel Leiva Jiménez
Partido Republicano-Radical
José Cecilia Córdoba
Partido Republicano-Radical
José María León Jiménez *
Partido Socialista
Antonio García Márquez *
Partido Socialista
Antonio Cabello Almeda *
Partido Socialista
Rafael Aparicio de Arcos *
Partido Socialista
Juan Linares Rosa
Partido Socialista
Antonio Romero Jarabo
Partido Socialista
José Ladrón de Guevara y Aumente
Monárquicos Independientes
Rafael Jurado López
Monárquicos Independientes
Manuel Aragón y Carrillo de Albornoz
Monárquicos Independientes
Eugenio Tendero Ubeda
Monárquicos Independientes
Alfonso Berlanga Cabezas
Liberal Fernandista
Joaquín Rincón Tienda
Liberal Fernandísta
Olegario Pérez Caballero
Unión Monárquica

Diario La Voz 15 de abril de 1931 * (36)

El resultado de estas elecciones desplazaba del poder por primera vez en la historia a las grandes Élites del poder agrario local, a los terratenientes y oligarcas, siendo este, sustituido por gentes sencillas, jornaleros, zapateros, barberos o sastres. Como consecuencia de esta perdida de protagonismo y presencia en los ayuntamientos, fue practica generalizada de estos terratenientes darse de baja en los padrones de habitantes y concentrarse en sus viviendas en la capital, abandonando a la espera de mejores tiempos, sus fincas y tierras y el cultivo de las mismas, lo que supuso para la población obrera, mas paro, mas miseria y mas hambre.

Con un censo electoral de 4.108 electores, la abstención se situó solo en un 16 % en la localidad, muy por debajo del 23 % producido en el partido judicial. El 66 % de los votos los recibió el PSOE, la coalición republicana obtuvo casi el 12%, Acción Nacional el 11 %, el Partido Republicano Federal casi el 10 % y el 2% el Partido Comunista de España.
Realizado un minucioso análisis del resultado electoral en estas elecciónes, obtenemos los siguientes resultados, que nos proporcionan una visión global de cuales fueron los deseos de cambio de los aguilarenses llamados a las urnas en estas votaciones, y además nos sirven para trazar la evolución de la trayectoria de los representantes políticos elegidos para administrar el municipio.

NOMBRE
PARTIDO
VOTOS OBTENIDOS
Leoncio Mejías Carmona
Republicano Radical
248 votos
José Jiménez Carretero *
Republicano Radical
320 votos
Francisco León Serrano
Republicano Radical
320 votos
Andrés Alberca Conde *
Republicano Radical
252 votos
Francisco Jarabo Roldán
Republicano Radical
247 votos
Miguel Leiva Jiménez
Republicano Radical
244 votos
José Cecilia Córdoba
Republicano Radical
415 votos
José María León Jiménez *
Partido Socialista
435 votos
Antonio García Márquez *
Partido Socialista
435 votos
Antonio Cabello Almeda *
Partido Socialista
247 votos
Rafael Aparicio de Arcos *
Partido Socialista
420 votos
Juan Linares Rosa
Partido Socialista
265 votos
Antonio Romero Jarabo
Partido Socialista
242 votos
José Ladrón de Guevara y Aumente
Monárquico Independiente
375 votos
Rafael Jurado López
Monárquico Independiente
364 votos
Manuel Aragón y Carrillo de Albornoz
Monárquico Independiente
193 votos
Eugenio Tendero Ubeda
Monárquico Independiente
306 votos
Alfonso Berlanga Cabezas
Liberal Fernandista
309 votos
Joaquín Rincón Tienda
Liberal Fernandista
360 votos
Olegario Pérez Caballero
Unión Monárquica
303 votos

Los nombres marcados con negrita serán todos asesinados nada más materializarse el alzamiento militar del 18 de julio de 1936.

Por otro lado si dividimos el dos bloques los partidos presentados a las mismas , por un lado la coalición de izquierdas formada por el Partido Socialista y por el Partido Republicano Radical Socialista y de otro lado los partidos Monárquicos y liberales, observamos una gran diferencia en los votos obtenidos en los comicios:

Coalición republicano-socialista
4090 votos 64,91 %
Partidos monáquicos-liberales
2210 votos 35,09 %

Si procedemos a la contabilización de los votos globales por candidaturas, hemos de hacer la salvedad, de que se concurre a estas votaciones con las listas abiertas.
Dentro de las dos coaliciones, en la representada por socialistas y republicanos, la diferencia de votos obtenidos por los partidos correspondientes fue casi idéntica:

Partido Socialista
2044 votos obtenidos 32,44 %
Partido Republicano
2046 votos obtenidos 32,47 %

En cuanto al resto de partidos los monárquicos obtuvieron un total de 1238 votos, los fernándistas 669 y la Unión monárquica 303.
Se observa claramente que la tendencia del voto fue absolutamente de izquierdas en estos primeros comicios en Aguilar de la Frontera, pudiendo afirmar que el triunfo a favor de la Republica fue claro y contundente.
El mayor numero de votos a nivel individual lo consiguen dos personas con una clara y honda presencia socialista José María León Jiménez (jornalero) y Antonio García Márquez (camarero) ambos con 435 votos obtenidos. Por el contrario la candidatura menos votada, solo obtiene 193, votos, será la de Manuel Aragón y Carrillo de Albornoz.
La nueva corporación surgida de las urnas, se constituye el mismo día 15 de abril , siendo elegido en la misma por 12 votos a favor, frente a ocho en blanco nuevo alcalde de Aguilar de la Frontera, el Republicano Radical José Jiménez Carretero, quedando los socialistas José María León Jiménez, Antonio Cabello Almeda y Antonio García Márquez, como primer, segundo y tercer teniente de alcalde respectivamente . El Partido Comunista de España, seguirá (según fuentes policiales) manteniendo una activa militancia en Aguilar de la Frontera, pero sin obtener resultados visibles en la corporación municipal. Por otra parte, la corriente anarquista se verá fuertemente representada a nivel local por la Sociedad Agrícola “Los Yunteros”, que alcanzará el mayor grado de protagonismo político en el verano de este mismo año.

La exaltación por el triunfo del cambio de régimen, hizo que ese año las manifestaciones y celebraciones del primero de mayo, tuviesen una resonancia fuera de lo usual al ser declarado ese día fiesta nacional. Aprovechando la nueva coyuntura de libertad y esperanza, desde ciertos sectores campesinos, en las celebraciones, se reclamaba mas libertad, justicia, cultura y acceso a la alfabetización.

“ Fue el fruto de una primavera llena de esperanzas populares por conseguir, al fin, cambiar el oscuro y estrecho panorama de una España “zagaratera y triste”.
Después de tantísimos años de falsificación y artificios políticos del régimen de la Restauración canonista para hurtar al pueblo su capacidad de decisión y mantener el engaño de un constitucionalismo tramposo; después de tantos años de oligarquía y caciquismo, que representaron etapas de desgobierno en beneficio de una clase dirigente rapaz e incompetente; después de tantos desastres nacionales, llegó el momento de descorrer el telón de aquella farsa y dejar al descubierto la España real, pero deliberantemente escamoteada a la opinión pública. Una España en la que junto a sus grandes lacras, vicios y malformaciones y dramas humanos y sociales, también latía una fuerza vital y transformadora, la España de “ la rabia y la idea”, que dio el finiquito a una decrépita monarquia y planteó una profunda reforma del estado, para modernizarlo y adecuarlo, por primera vez, a las aspiraciones populares.
Por primera vez se planteaba la existencia de un estado republicano, plenamente democrático, sin falsificación posible de la voluntad popular, ni compraventa de votos, dispuesto a mirar cara a cara no solamente a sus poderosos adversarios políticos, sino, lo que era más importante, dispuesto a abordar con valentía reformas de diverso género para afrontar la solución de graves problemas heredados que hipotecaban la vida de generaciones enteras de españoles.”

Vitoriano Mayoral Cortés, “Elogio a la II República”

Una República que fue el primer régimen realmente democrático en nuestra historia, con medidas tan decisivas como la implantación del sufragio verdaderamente universal con reconocimiento del derecho al voto de las mujeres. La Constitución de 1931 fue también la primera que abordó el reconocimiento de los derechos sociales y económicos y las bases de lo hoy conocemos como el Estado del Bienestar. Asimismo, trató de resolver el problema de la articulación territorial de España mediante el sistema de Estatutos de Autonomía elaborados por iniciativa de los
territorios que aspiraban al autogobierno, y se adelantó en proclamar la renuncia a la guerra como instrumento de política internacional.
Una República cuyas aspiraciones se verían frustradas una vez mas por los egoísmos y la irracionalidad de una vieja España, ya caduca, que con todas sus fuerzas se resistía a desaparecer y cuyo coletazo final acabó con las esperanzas, ilusiones y vidas de muchos de sus hijos, los cuales serian victimas inocentes de la sin razón y la barbarie desatada a raíz del golpe de estado producido contra la República el 18 de julio de 1936.

AREMEHISA comunica que la fecha para el acto publico de entrega de los cuerpos a los familiares identificados, será el sábado, día 9 de junio del 2012. Habrá que programar todavía el programa de los actos a celebrar. La hora para dar comienzo el mismo, será las 11 de la mañana, en la explanada de entrada del Cementerio Municipal de Aguilar de la Frontera. Nos gustaría que todos estuviésemos presentes en este acto histórico.

El lugar de la verdad, la justicia y la reparación
El jurista Baltasar Garzón defiende en este artículo que se mantenga la investigación de
los crímenes franquistas, la creación de una Comisión de la Verdad para lograr la reparación histórica de las víctimas y el logro de 500.000 firmas para hacer la petición al Congreso
BALTASAR GARZÓN EL PAÍS 1/04/2012

Están frescas aún las palabras del Tribunal Supremo por las que, en forma de sentencia, se me “absolvía”, después de casi dos años de suspensión de funciones debido en gran parte a injustificadas paralizaciones del proceso, de un supuesto delito de prevaricación por haber intentado investigar, y que lo hicieran otros jueces territorialmente competentes, los crímenes del franquismo como crímenes contra la humanidad. Esta investigación no debería quedar enterrada como lo están más de 100.000 personas desaparecidas en los campos españoles, cuyos restos recuerdan la dignidad de quienes exigen justicia, frente a la indignidad de quienes lo hicieron y la indiferencia de quienes permiten que la justicia siga ausente, asumiendo la vergüenza internacional del olvido y el silencio.

Aquella sentencia, en alguno de sus renglones, alude a la legítima aspiración de las víctimas a saber lo que sucedió, cómo y por qué, pero considera que la verdad histórica no es del mundo de la justicia y con ello desconoce el derecho humano de las mismas a la verdad, la justicia y la reparación, y da la espalda a la comunidad internacional que, en materia de derechos humanos, establece exactamente el principio contrario. Con esta decisión, de hecho, tales derechos han quedado arrinconados y destruidos, y las víctimas escasamente compensadas al permitírseles algunos testimonios conmovedores en el juicio seguido contra mí; pero incluso eso ha tenido que ser cuestionado por un voto particular ejemplo de lo que la justicia no puede ni debe ser en un marco democrático y de derecho.

El auto de la misma sala del pasado 29 de marzo (dictado, entre otros, por el magistrado Luciano Varela y el presidente Juan Saavedra, que mantuvieron, insistentemente, mi supuesto actuar delictivo por intentar investigar los crímenes del franquismo y proteger a las víctimas) resuelve la competencia en favor de los jueces de instrucción territoriales para la apertura de las fosas y recuperación de los cuerpos, algo que quedó perfectamente claro y diáfano en mi resolución de inhibición de 26 de diciembre de 2008, que ni siquiera mencionan. Visto el tenor de aquella resolución (“… en presencia de indicios objetivables de la existencia de restos de posibles víctimas de delitos susceptibles de localización (sic) —salvo cuando de la propia noticia contenida en la denuncia o querella se derive la inexistencia de responsabilidad penal actualmente exigible (sic)— pueda instarse del juez de instrucción competente, según el artículo 14,2 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, la práctica de las diligencias dirigidas a datar aquellas acciones criminales y, si fuera necesario, a la identificación de los afectados”), no garantizan, ni siquiera el supuesto mínimo de reparación al no exigir, como deberían, la realización de aquel derecho indiscutible y universal de las víctimas, limitándose a citar normas internacionales que, de hecho, no aplican.

La falsedad en la que vivimos respecto de los crímenes ha sido potenciada por la sentencia del Supremo
En todo caso, quedan otras vías para que se reconozca el derecho actual a la justicia a las víctimas, como son las del Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. En ningún caso el olvido puede ser el resultado. No mientras queden fuerzas a quienes consideramos que la respuesta judicial es un derecho de las víctimas que no puede eliminarse por razones de oportunidad o un mal entendido principio de legalidad que obligaría exactamente a lo contrario, es decir, a satisfacer mínimamente aquel derecho.

Tampoco debe olvidarse que en nuestra Constitución está regulado el derecho de iniciativa legislativa en el artículo 87 que prevé la posibilidad de que los ciudadanos/as puedan impulsar la aprobación de leyes, como sería la que regulara la creación y desarrollo de una Comisión de la Verdad, por encima de las opiniones de los predicadores de la intolerancia y el desastre y asumiendo una realidad a todas luces imposible de ocultar: la falta de respuesta desde el Estado por la desaparición de más de 150.000 personas entre 1936 y 1951 en España como consecuencia directa de la represión franquista, hiciera un trabajo serio y exhaustivo y diera respuesta a todos los interrogantes que aún penden sobre ese periodo de nuestra historia reciente.

La Transición no abordó ninguno de los temas relacionados con los crímenes franquistas y su sanción, ni se habló de verdad, justicia o reparación. La falsedad en la que vivimos respecto de aquellos crímenes ha sido potenciada ahora por la sentencia del Tribunal Supremo que habla de la dificultad de compaginar los principios del sistema penal de enjuiciamiento con “la declaración de la verdad histórica de un hecho tan poliédrico como el de la Guerra Civil y la subsiguiente posguerra”.

¿Acaso el actual Gobierno ha mostrado interés en aplicar hasta sus últimas consecuencias la raquítica ley de la Memoria Histórica?
Realmente es difícil asumir que la dictadura franquista fuera algo diferente de una pura y dura dictadura, y que a la falta de derechos, la persecución, el asesinato, la desaparición, la sustracción de menores a sus legítimas familias y la tortura contra miles de personas, se les denomine “hecho poliédrico”, pero más difícil todavía es, tratar de explicarlo fuera de España. Ni los más benevolentes lo entienden. ¿Acaso se investigaron aquellos crímenes o ha existido voluntad de investigarlos después, hasta el intento frustrado del juez que fue formalmente acusado y juzgado por ello? ¿Acaso una ley de amnistía se puede aplicar genéricamente sin determinación de autores ni de hechos y hacerlo además para amparar crímenes contra la humanidad? ¿Acaso se ha permitido la investigación que se proponía sobre los perpetradores vivos? ¿Acaso el actual Gobierno ha mostrado algún interés en aplicar hasta sus últimas consecuencias la raquítica Ley de Memoria Histórica? ¿Acaso tiene alguna justificación que se persiga a las víctimas por manifestarse ante el Tribunal Supremo en demanda de justicia? Son cuestiones, cuyo simple planteamiento demuestra que la epidermis de muchos políticos españoles y de una parte considerable de la sociedad es gruesa e impermeable para estos “temas menores”.

Después de lo sucedido en noviembre de 2011, el panorama conservador de España, las opiniones y decisiones que cuestionan avances democráticos evidentes y que van en contra de una opción vertebradora de la sociedad civil, son abundantes e inquietantes.

Bajo el paraguas de la crisis y la necesidad de salir de ella, se están orillando intencionadamente cuestiones cuyo planteamiento y solución afectan a la propia esencia de la convivencia democrática. La tendencia, claramente manifiesta ya, de obviar fórmulas alternativas de salida de la propia crisis, basadas en el crecimiento y no en los recortes; permitir el deterioro de la enseñanza y la cobardía institucional para afrontar una reforma que todos demandan; asumir la vaciedad del discurso político, que, huyendo del análisis de fondo, se queda en la descalificación y el insulto; huir de la reforma en profundidad de la justicia, que la haga verdaderamente transparente y eficaz; renunciar al cambio de modelo de participación ciudadana, que obligue a los representantes a ganarse el puesto más allá de las estructuras burocráticas de los partidos; amparar la lenidad en la persecución de la corrupción, que ha hecho, junto con la falta de compromiso de la clase política, que nos encontremos en una situación económica comatosa; destruir la cooperación internacional que aleja a España de lo que siempre le dio fuerza en el mundo; imponer un modelo económico que hunde a los trabajadores y exige demasiado poco a los causantes del desastre; o propiciar la negación de la memoria, la justicia y la reparación a las víctimas, que coloca a España en el furgón de cola de los países democráticos, son ejemplos que demuestran la degradación del nivel ético en un pueblo, auspiciado desde las propias instituciones con discursos fatuos y engañosos y que evidencian la necesidad de que un verdadero y definitivo cambio de paradigmas se produzca.

Es hora de dinamizar a todos los/as que todavía sienten la necesidad de comprometerse en la legítima lucha para superar el modelo de sociedad adormecida en favor del que representa una sociedad dinámica, solidaria y comprometida con la consolidación de aquellos valores de transparencia, participación, recuperación ética y defensa de los débiles, combatiendo a quienes, desde la soberbia y la negación, quieren imponer un modelo fracasado y obligar a mantener el más ominoso silencio.

La Comisión de la Verdad debería acoger los testimonios de las víctimas, de los causantes del dolor y de los expertos
La Comisión de la Verdad sobre los crímenes franquistas, que se propone, debería, con un carácter integrador e independiente, acoger los testimonios no solo de las víctimas que aún viven y que arrastran sus maltrechos cuerpos reivindicando con entereza y valor su derecho a ser oídas, en demanda de una respuesta del Estado, hasta ahora inexistente, sino también los testimonios de los que causaron el dolor y de los expertos. Y, con todo ello, contribuir, a través de sus conclusiones, a fijar, no solo la verdad histórica, sino la reparación personal y colectiva que se debe a las víctimas. Con ello se conseguiría cerrar definitivamente la herida que aún sigue abierta y divide a los españoles/as.

Una sociedad se fortalece a sí misma reconociendo lo que aconteció en un momento dramático de su historia, así como los hechos que propiciaron su ruptura y la sumisión a la voluntad del dictador. Y, en este sentido, no son el silencio y el olvido, ni la impunidad surgida de esa impúdica unión, los que deben prevalecer en la memoria de un pueblo, sino las decisiones que hicieron posible, la verdad, la justicia y la reparación de quienes sufrieron la represión y el dolor por parte de quienes tenían la obligación de protegerles y no lo hicieron.

Las generaciones que vivimos el franquismo le debemos este esfuerzo a los que no lo conocieron y no saben el precio que se pagó
La búsqueda de 500.000 firmas para hacer la petición al Congreso es el mínimo ético que debe mover a un pueblo para reencontrarse con la dignidad que otros le robaron y debe ser la piedra de toque para comprobar hasta dónde estamos preparados para afrontar con firmeza los tiempos difíciles que nos han tocado vivir, en forma diferente a la del seguidismo que otros nos marcan. Las generaciones que vivimos, en todo o en parte, el franquismo, le debemos este esfuerzo a los que no lo conocieron y que aún no saben el precio que se pagó, ni pueden valorar la pérdida de dignidad que supone la indiferencia de la que se hace gala con demasiada frecuencia.

El juez sudafricano Richard Goldstone, que en 1991 firmó el informe sobre la violencia en su país, declaró en 1999, en referencia a la Comisión de la Verdad y Reconciliación de Sudáfrica. Una Comisión de la Verdad en España es necesaria y si quienes tienen la obligación de construirla y desarrollarla no lo hacen, tendrá que ser la misma sociedad la que la impulse para recuperar esa dignidad que las víctimas nunca perdieron y poder construir un futuro que se sienta en paz con el pasado y que no se apoyé en decenas de miles de cadáveres a la espera de que la historia se repita.

Cuando la presentación de firmas en el Congreso se produzca, espero y deseo que su presidente, que tanto boato y trascendencia dio a la propuesta taurina de hace unos días, reciba con honores de Estado a las víctimas que acudan a depositar aquella iniciativa y les ofrezca su apoyo incondicional como representante de la soberanía popular, para dar prioridad a una demanda, cuya realización, amén de ser justa, nos reconciliaría verdaderamente a todos.

“Hay que derribar el silencio”
Baltasar Garzón

Decía Nelson Mandela, en una carta fechada el 1 de abril de 1985 y dirigida a la activista antiapartheid de mujeres blancas en Sudáfrica: “Puede que los ideales que albergamos, nuestros sueños más anhelados y nuestras más fervientes esperanzas no lleguen a cumplirse mientras vivimos. Pero eso no importa. Saber que en tu día cumpliste con tu deber y estuviste a la altura de las expectativas de tus congéneres es por sí misma una experiencia gratificante y un logro magnífico”. Esta cita viene al caso, porque la semana pasada, en el programa Parlamento de TVE, vi a un grupo de personas, representando a los toreros, aficionados y empresarios taurinos que presentaba una iniciativa legislativa, avalada por 590.000 firmas, para que los diputados discutan y aprueben una ley que regule de forma global a nivel nacional, la fiesta taurina, como forma de proteger las tradiciones populares y el patrimonio cultural patrio. El presidente del Congreso, los recibió con todo el protocolo y, sonriente, dijo que le parecía una iniciativa magnífica. No sé bien, porque mecanismo mental recordé el artículo recientemente publicado en este diario de Reyes Mate, en el que comparando el caso israelí y el español decía: “En España también hay que derribar un muro de silencio, pero desde una sensibilidad decididamente opuesta, en el caso de los herederos del franquismo, o prudencialmente distanciada, en el caso de los protagonistas de la transición. Ahora bien, lo que piden los testigos es ser escuchados y que se les haga justicia, aunque sea bajo la forma modesta del reconocimiento de una injusticia. No venganza, sino piedad. Pero ni eso”.