Las víctimas del franquismo asisten impotentes a la obstrucción de la Justicia.
PERE RUSIÑOL / DIEGO BARCALA / ÁNGEL MUNÁRRIZ MADRID / SEVILLA

Imágenes de desaparecidos en la Guerra Civil y el franquismo, en la manifestación de apoyo al juez Baltasar Garzón en Madrid el pasado abril. – FERNANDO SÁNCHEZ

Baltasar Garzón ya está lejos de España, en La Haya, aunque sigue a un paso de sentarse en el banquillo por haber intentado investigar los crímenes del franquismo.

Mientras, los juzgados que heredaron su polémica causa van avanzando todos juntos en la misma dirección: archivar sin investigar. Salvo excepciones, la respuesta suele ser la misma en los juzgados territoriales, en las Audiencias Provinciales e incluso en el Tribunal Constitucional, que ya ha denegado el amparo cuando se le ha solicitado.

Ante el acoso de la fiscalía y de la propia Audiencia Nacional que acabó quitándole el caso, Garzón se inhibió a finales de 2008 en favor de 46 juzgados territoriales, cifra que posteriormente fue creciendo hasta más de 60.

A esos juzgados remitió el juez material para investigar más de 114.000 desapariciones y crímenes que el fiscal de la Audiencia Nacional consideró “delitos comunes” y no de lesa humanidad. Según la jurisprudencia internacional, los crímenes de lesa humanidad no prescriben y no pueden ser amnistiados.

Sobre el papel, España está investigando estos asesinatos, como resaltó a principios de mes la jueza argentina María Servini de Cubría para explicar por qué no admitía a trámite la querella presentada por las víctimas españolas. Pero la realidad es muy distinta. Un análisis exhaustivo de los 46 juzgados que recibieron inicialmente la causa troceada es tajante: un mínimo de 26 (casi el 60%) ya ha archivado sin investigar ni escuchar a las víctimas.

Cuestión de competencia
El porcentaje de juzgados que no investiga es, en realidad, mucho más alto. Ello se observa mejor si se plantea al revés: de los 46, únicamente tres han dado pasos relevantes en la dirección que impulsaba Garzón: de un lado, Aurora María Fernández, de Granada ,y Miguel Ángel Aguilera, de El Escorial, han planteado una cuestión de competencia para que el sumario vuelva a la Audiencia Nacional al considerar que se trata de crímenes de lesa humanidad.

Garzón se inhibió a finales de 2008 en favor de 46 juzgados territoriales

Del otro, la jueza de Benavente (Zamora), Tania Chico, asumió la tesis de los “delitos comunes”, pero abrió una fosa por orden judicial, estuvo al pie de los trabajos en la recuperación de los cuerpos de los fusilados y se hizo acompañar por agentes de la policía judicial para investigar las causas de la muerte y el enterramiento de las víctimas.

Chico se limitó a cumplir la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que lo exige cuando se encuentran restos de muertos con signos de violencia, algo excepcional en las causas heredadas de Garzón. Miguel Ángel Martín, en Palencia, que recibió la causa con posterioridad, también investiga: al menos ha tomado declaración a testigos de asesinatos.

Los 17 juzgados restantes del listado inicial están en stand by. Los abogados creen que algunos ya han sido archivados, a la espera de la notificación. Y otros están a la espera de que el Supremo resuelva la cuestión de competencia planteada por Granada y San Lorenzo de El Escorial.

Motivos para archivar
Los motivos para archivar se repiten en todos los juzgados: se trata de delitos prescritos o no tipificados en el momento de los hechos el Código Penal no incorpora la lesa humanidad hasta 2003 o fueron perdonados por la Ley de Amnistía de 1977 o es tarea de la Ley de Memoria Histórica aclarar los casos particulares.

Los motivos para archivar se repiten en todos los juzgados

Cuando los autos se recurren, las Audiencias Provinciales ratifican lo decidido en primera instancia, con la única excepción de la de Burgos, que el pasado enero obligó al juzgado de Villarcayo Merindad al menos a practicar diligencias.

Las Audiencias son más duras que los juzgados de instrucción. El auto de archivo dictado el 2 de abril en la Audiencia de Zaragoza reproduce uno previo de la de Badajoz en el que consideran el propósito de las víctimas “de indudable interés histórico y antropológico”. Y en la de Madrid citaron ya los autos de Luciano Varela como si fueran jurisprudencia. Las víctimas ya no esperan nada de la Justicia española.

Antonio Espino Jiménez
«No hubo juicio ni causa. Fue vergonzoso»

Antonio Espino Jiménez nació el 9 de enero de1901. Fue el primero de cinco hermanos en una familia de campesinos de Aguilar de la Frontera (Córdoba). Su nieto, Rafael Espino, lo define como “un hombre trabajador y preocupado por su familia”.
El 18 de julio de 1936, tras la noticia del alzamiento, los obreros agrícolas encarcelaron a la directiva local de Falange Española y Acción Popular y a varios patronos.
Al día siguiente la Guardia Civil dio la vuelta a la situación.
Pese a que el teniente había jurado lealtad a la República,
el día 19 dejó libres a todos los derechistas y patronos
presos y encarceló a los ediles. Antonio huyó con sus
padres; su esposa, Francisca Pavón Guerrero, y sus cuatro
hijos a un cortijo donde solía trabajar. De allí salió unos días después con un hermano hacia Puente Genil para aprovisionarse.
Descartaron entrar en Aguilar, de donde llegaban ecos de los tiroteos. Pero en Puente Genil encontraron un panorama aún peor, con el pueblo tomado por las tropas
del comandante Castejón.
Antonio y su hermano Manuel fueron detenidos, reconocidos por la Guardia Civil –protagonista de la represión en la zona– y conducidos a la cárcel de Aguilar. El asesinato fue el 1 de agosto. “No hubo juicio, ni causa, ni sentencia.
Fue una vergüenza, otra víctima de una matanza horrible”,
cuenta su nieto. Se cree que está en la fosa de Aguilar. D

Público.es

Los trabajos de exhumación afrontan la fase más laboriosa y sufren un retraso

Los Técnicos de Aremehisa extraen 14 Cadaveres de las Fosas de la Zona Norte del Cementerio · Las Dimensiones reducidas de los enterramientos obligan a Los operarios excavar un suspendidos en el Aire

José M. Domínguez | Actualizado 29.05.2010 – 05:01
 
  

Los Trabajos de exhumación Que realiza la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Aguilar de la Frontera (Aremehisa) atraviesan UNO de Los Mas Momentos Dificiles DESDE Que comenzasen El Día 3 de mayo. Continúan los Trabajos de Excavación en la zona Norte del cementerio aguilarense. Alli, la Aparición de Nuevas Pequeñas Fosas Pero “repletas de cadáveres” ha Complicado de forma Importante Las Labores de los Técnicos. El presidente de la Asociación, Rafael Espino, informó ayer el diario El Día uno de Este y Hallazgo detalló Como avanzan Las Labores En Este Escenario Angosto.

Las Dimensiones de las Fosas hijo de 2,20 metros 0,60 metros Por, y Tres metros de Profundidad. Que Espino explicó “En Este Espacio, Algo mas de metro cuadrado de las Naciones Unidas, Sólo PUEDE Trabajar Una personalidad y ESTO ESTÁ nep Dando muchos quebraderos de cabeza”, ya Que, al ESTAR Todo El Consuelo Huesos de lleno, hemos tenido Que INGENIAR sin permita Que Sistema Los operarios suspendidos una excavar, párr no dañar Restos Los pesos Su con él “. Ademas, El presidente de Aremehisa aclaró Que, “evidentemente, Aquí Las Únicas Herramientas Que Son Podemos utilizar pinchito sin cepillo y de la ONU”.

ESTAS Circunstancias Han Obligado a Los Voluntarios de la Asociación de armarse un “paciencia, ya estan retrasando Qué nos mucho”. Espino asumir QUE “sabíamos Que podíamos encontrarnos Algo así”. Ahora, segun comentó, Solamente PARTICIPAN Ocho personajes en Las Labores de exhumación, aunque El Numero de Voluntarios DESDE Que echo a andar El Proyecto En El camposanto de Aguilar de la Frontera ha Pasado de 57 a 65.

Por El Momento, Aremehisa ha intervenido en 4 de los 7 enterramientos localizados en la zona Norte del cementerio. Que Espino apunto “en la uña de Ellas hemos concluído los Trabajos, Pero aun” mantenemos el tres Abiertas “. Sólo en Esta área Indican Las Widget de la Asociación Que PUEDE Haber sepultados UNOS 40 Cadaveres, de Cuáles son los ya sí Han Recuperado 14. El Máximo responsable de las exhumaciones ofreció this Cifra aproximada, Porque “la Lea la versión de” cuerpos “Que hemos Encontrado en tan Poco Espacio nep ha hecho” Dudar de los Números Que estimábamos hace mes APENAS UN “. Así, bajo continuo Espino, “no sabemos si ESTAS 40 Víctimas tendremos sumarlas o restarlas Que aproximado al total de 130 intuíamos Que podria Haber En El Cementerio”.

Tanto MIENTRAS, y en la Zona Sur, Aremehisa ultima los Trabajos de Mecanización Que permitirán precisar Dónde sí encuentran enterrados Los represaliados de la Guerra Civil. Que Espino comentó, “cuando terminemos en Las Fosas Pequeñas” Que centran Las Tareas Ahora, “empezaremos una tierra en quitar ESTAS Fosas, Amplias Más Que Son”.

La Identificación de los Cadaveres es El Otro punto Gran DE INTERÉS SOBRE EL Que trabaja this Asociación en Defensa de la memoria histórica. Que Espino apunto “El Pasado martes 25 de mayo Fuimos a Sevilla un Entregar Las Primeras Muestras de un Laboratorios Y los, Que confirmarán en ANUs dos Semanas pecado Los Huesos de dos varones Corresponsal Con Las Personas Que imaginamos”. ola Pará, sí compararán Las Muestras Las de Con Los Que Creen Que Los Técnicos SUS hijo Familiares. No obstante, El presidente de Aremehisa sostuvo QUE “No Podemos revelar Los Nombres de Ninguna de las Víctimas”. Así, aclaró Que, En Este Caso, Las Víctimas fueron represaliadas en julio de 1936. En Este Sentido, Espino DIJO Que Entre Los Meses de julio y agosto del primer Año de Guerra Civil sufrió Aguilar La Época Más dura de Represión.

Las cuencas vacías de sus ojos parecen contener la mirada postrera en la que quedó impresionada la imagen de su matador o matadores. Sus bocas descarnadas no pueden ya acusar, pero acusan, a poco que se emplee para ello la investigación histórica y la ciencia. Su sola y larga existencia de desaparecido, de despojo sin nombre que aparece de súbito, abole de raíz las falsificaciones que sobre el origen, el curso y el después de la guerra proclamaron insistentemente los vencedores para justificar el horror de lo que provocaron, de lo que hicieron y cómo lo hicieron.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Aguilar de la Frontera (Córdoba) AREMEHISA, ha concedido el IV Premio a la Memoria Histórica “José María León” al juez BALTASAR GARZÓN LEAL.

AREMEHISA, celebra este año la IV edición del premio queriendo distinguir y reconocer con la entrega de este galardón la labor del juez Baltasar Garzón, a lo largo de su carrera judicial, en la defensa de las libertades,democráticas, la justicia y el derecho.

” … la sensibilidad el tacto, la responsabilidad, la mesura en el juicio me las ha enseñado la gente ,… siempre me he considerado un juez del pueblo”.

Baltasar Garzón.

Aremehisa habilitará un punto de información para familiares

13/05/2010 J.S.

Son tantos los familiares de represaliados y voluntarios que durante los últimos días se han acercado hasta el cementerio de Aguilar para interesarse por el desarrollo de las exhumaciones y por sus antepasados, o para ofrecer su colaboración, que Aremehisa se está planteando la posibilidad de habilitar un punto de información en la entrada del cementerio durante el tiempo que dure la intervención. Según Rafael Espino, las exhumaciones podrían dilatarse durante tres o cuatro meses, en función de las dificultades técnicas que vayan surgiendo.

Si algo tienen claro los miembros de la asociación es que quieren concluir este ambicioso y anhelado proyecto que han estado ultimando durante dos largos años. Gracias a una subvención de 49.000 euros concedida por el Ministerio de la Presidencia y la laboriosa y complicada planificación que durante todo ese tiempo han realizado, las exhumaciones se iniciaron la pasada semana y avanzan a un ritmo adecuado. Espino considera, además, fundamental el trabajo que está realizando el equipo técnico, compuesto por dos arqueólogos, un antropólogo forense, un topógrafo y un técnico en ADN. También destaca el papel de los 57 voluntarios, en su mayoría familiares de represaliados, que han realizado previamente un curso de iniciación a la arqueología y que a lo largo de todo ese tiempo se irán turnando en grupos de 12 a 15 personas. Considera, además, muy importante el apoyo mostrado por familiares y Ayuntamiento.

AGUILAR MEMORIA HISTORICA.
Aparecen cuatro nuevas fosas durante las exhumaciones
Con estas son ya ocho las encontradas en el cementerio.Ya se han extraído los restos de cinco fusilados del primer enterramiento.

13/05/2010 JOSE SIERRA

Durante las excavaciones que la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (Aremehisa) está llevando a cabo en diversas zonas del cementerio de Aguilar de la Frontera han aparecido cuatro nuevas fosas comunes en la zona noroeste. Estas cuatro fosas, situadas de forma lineal junto a la que en estos momentos está siendo intervenida, han sido descubiertas como consecuencia del minucioso análisis que la asociación ha realizado a partir de la planimetría de los enterramientos existentes y de un estudio comparativo entre la antigua y la moderna distribución de esta zona del cementerio.

Con este nuevo descubrimiento son ya ocho las fosas comunes existentes en este cementerio y no cuatro, como se creía. Según el presidente de Aremehisa, Rafael Espino, “si nos atenemos a los cuerpos ya encontrados en la primera fosa abierta, en estas cinco podríamos encontrar entre 30 y 35 cuerpos de las personas fusiladas a finales del mes de julio y primeros días de agosto de 1936”. Alguna de estas fosas ha sido, además, ocupada en su parte superior por un enterramiento más moderno.

La primera fosa, ubicada en la parte sur del camposanto, ha sido ya excavada en su totalidad, habiendo sido exhumados los restos óseos de las cinco personas que había en su interior, las cinco primeras víctimas de Aguilar tras el alzamiento militar: un fusilado y varias víctimas del bombardeo de Aguilar. Tras la exhumación, los cinco cuerpos han sido depositados en la sala existente en la entrada al cementerio, donde el antropólogo forense del equipo está procediendo a su estudio e identificación.

En la actualidad los voluntarios están retirando las primeras capas de tierra de la segunda fosa, en la que se esperan encontrar cinco o seis cuerpos. Las dos grandes fosas existentes en la parte baja del cementerio han sido totalmente delimitadas y retiradas las capas superficiales de tierra. Se está a la espera de que mejore el tiempo para que la excavadora comience a retirar tierra hasta la altura en la que se encuentran los restos, donde se empezará a trabajar de forma manual y minuciosa. En estas dos fosas esperan encontrar unos 160 represaliados.

Enterramiento digno y memoria

Pepe Sierra Diario Córdoba 02/05/2010
Comienza mañana las exhumación de cuatro fosas en el cementerio de Aguilar.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Aguilar de la Frontera (Aremehisa) podrá ver cumplido uno de los objetivos por los que viene trabajando desde su creación: abrir las fosas comunes existentes en el cementerio de Aguilar, identificar a las personas allí enterradas desde la Guerra Civil y darles digna sepultura. Desde hace más de dos años los miembros de esta asociación trabajan, sin descanso, para ultimar todos los detalles de este proyecto de exhumación que comenzará mañana a las 8.00 horas y que les permitirá recuperar los cuerpos de los casi 200 personas fusiladas por el franquismo. Para la realización de esta compleja tarea el colectivo cuenta con una subvención de 49.000 euros concedidos por el Ministerio de la Presidencia del Gobierno en el 2009.

El equipo técnico que dirigirá la excavación está compuesto por dos arqueólogos, un antropólogo forense, un topógrafo, un técnico de ADN, dos piscólogos y un abogado. Los 57 voluntarios que van a intervenir en la exhumación (en turnos semanales de 12 a 15 personas) han participado en un curso sobre técnica arqueológica organizado por la asociación, con objeto de que tengan un conocimiento básico del trabajo al que se van a enfrentar.

Según Rafael Espino, presidente de Aremehisa, “en las prospecciones realizadas durante los últimos meses hemos detectado la presencia de cuatro fosas comunes, dos de ellas de gran tamaño, ubicadas en la parte baja del cementerio, y otros dos enterramientos clandestinos en la parte alta, con unos cinco y diecisiete cuerpos, respectivamente”. Piensa que en las cuatro fosas podrán encontrarse entre 150 y 200 cuerpos, aproximadamente. Las personas enterradas en este lugar no son sólo de Aguilar, sino de otros lugares como Lucena, Montilla, Fernán Núñez, Montemayor, Puente Genil, San Roque, Pamplona y Galicia.

En las proximidades de las fosas se habilitará un taller en el que se realizará la primera identificación antropológica de los cuerpos, que se completará con los datos historiográficos y personales que ha recopilado la asociación. Posteriormente se tomará una pequeña muestra del fémur de cada cuerpo para su remisión a un laboratorio de Sevilla en el que se realizarán las pruebas de ADN.

Una vez identificados, los cuerpos serán depositados en una sala existente en el propio cementerio, a la espera de que, a finales de verano, se construya un columbario y un monumento que identifique el lugar de memoria histórica en el que han sido encontrados. Cada uno de los cuerpos será identificado de manera individual. Aún así, si los familiares lo desean, podrán darle sepultura en otro lugar, una vez que sean identificados.

Aremehisa ha puesto a disposición de los familiares el siguiente teléfono para información y ayuda: 680634633.