1921 Orígenes del PCE en Aguilar de la Frontera.- (I parte)

julio 24, 2012

1921 Orígenes del PCE en Aguilar de la Frontera.- (I parte)
Autor: Rafael Espino Navarro

“… los que presenciamos aquel momento de 1918-1919 no olvidaremos nunca el asombroso espectáculo. En el campo, en los albergues y caseríos, donde quiera que se reunían campesinos, a las habituales regocijadas conversaciones de variados asuntos había sucedido un tema único, tratado siempre con seriedad y fervor: la cuestión social. En los descansos del trabajo (los cigarrillos) durante el día, y por la noche, después de la cena, el más instruido leía en voz alta folletos o periódicos, que los demás escuchaban con gran atención. Todo aquello era la verdad pura, que ellos habían sentido toda su vida, aunque no acertaran a expresarla.” (11)

Como acontecimiento político de gran relevancia a lo largo de esos años destacaremos la celebración de los Congresos Extraordinarios Socialistas donde entre otras cosas en los mismos se debatía la decisión de mantenerse adherido a la II Internacional (socialista). El celebrado en 1920, así lo confirmó. Sin embargo y a raíz de la derrota en ese mismo congreso de la vertiente partidaria de la II Internacional (terceristas), el día 13 de abril de 1921, estos manifestaron su intención de escindirse del PSOE y adheriste a la III Internacional (comunista) creando el Partido Comunista Obrero Español junto al Partido Comunista Español, que se escindió el año anterior del partido socialista.

La presencia local de esta organización comunista, será muy débil, en sus orígenes, llegando a alcanzar en la tercera década de este siglo un protagonismo relevante. ( Los primeros núcleos se establecerían en la fabrica Carbonell & Compañía que existía en la localidad) Sus primeras acciones políticas locales no dejan de ser difíciles y débiles, máxime si consideramos que cuando prácticamente las primeras acciones comienzan a ser sólidas estas son coincidentes con la dictadura de Primo de Rivera.

Las juventudes de ambos partidos, ambas provenientes de las federaciones juveniles socialistas, emprendieron también un proceso de fusión que culminó con la creación de la Unión de Juventudes Comunistas de España.

A esta Unión de Juventudes, se adhirieron inmediatamente las Juventudes Socialistas de Aguilar de la Frontera, lo mismo que otras juventudes de la provincia como Montilla y Puente Genil.(22)

Como dato a destacar, sobre todo haciéndolo de forma totalmente comparativa con la suscripción efectuada por los obreros de la fabrica Carbonell & Compañía, en apoyo de Rusia, de la cual hablaremos mas adelante, resaltar la iniciativa “patriótica” que como respuesta a la misma tuvo el apoderado gerente de esta fabrica en Aguilar de la Frontera Manuel Rojas Roldán, quien hizo dejar de forma obligatoria a todos los obreros y oficinistas un día de haber ( no cobraron ese día, pero sí trabajaron), para apoyar a los soldados heridos en la campaña militar emprendida en Melilla. Como respuesta a esta iniciativa, algún tiempo después los obreros de la fabrica recaudaran de sus jornales cierta cantidad de dinero para ayudar de forma totalmente desinteresado a la hambruna que padecía el pueblo ruso.

A lo largo de estos últimos años, la represión policial y militar se endureció de forma considerable contribuyendo este hecho al descenso mayoritario de la agitación y reivindicación social y obrera.

Por otra parte, el protagonismo religioso en estos años será afrontado de forma decidida por el celoso capellán Pedro Benítez Rasero, el cual seria ferviente organizador de todos los actos públicos religiosos celebrados en Aguilar. Religiosidad dicho sea por otra parte que decayó en gran medida entre la clase obrera durante todo este tiempo y que seguiría estando asociada de forma muy paralela a la oligarquía rural y a la pequeña burguesía afluyente.

Los trabajadores y el campesinado, seguiran apostando por la lucha en defensa de la igualdad social, económica y plural. Como dato significativo de esto, hay que decir que los trabajadores de la mayor fábrica existente en la localidad, Carbonell y Cía., suscribieron en casi su totalidad a finales de marzo de 1922, una campaña de donaciones económicas a paliar, el hambre del pueblo ruso, que tras la finalización de la primera guerra mundial, afectaba en aquel país a mas de diez millones de personas. Buena parte de estos trabajadores, se sumaron a esta campaña, aportando parte de sus bajos y pobres salarios:

Rafael Angulo, Rafael García, Francisco Romero, Pablo Payo, Gregorio Luque, Francisco Arrebola, Angel Blanco, Francisco Mejías, Juan Castro, Francisco Arjona, Manuel Rosa, Rafael

Zamora, Manuel Reyes, José Calero, Joaquín García, Juan A. Arrebola, Juan A. Romero, Isidoro Llamas, Juan Aguilar, J. Manuel Conde, Pablo Villar, Isidro Carmona, Francisco Lucas, Antonio González, Cristóbal Murilla, Tomás Cabanillas, Francisco Ruedas, Antonio Lucas, Luís Luna, Francisco Urbano, Francisco Criado, Gabriel Díaz, José Ríos, Juan Paniagua, Luís Aragón, José Soria, Manuel Llamas, Francisco Calero, Juan A. Arrebola (hijo), Juan Romero, Manuel Pino, Antonio Morales, José Pino, Antonio León, Antonio Mata, Antonio Estrada, José Lucena, José Rodríguez, Francisco López, Francisco Bareas , Antonio Navarro, Jesús Aragón, Joaquín Zurera, Manuel Zamora, Francisco Zamora, Joaquín García, José Delgado, Antonio Gómez, Juan Carmona, Manuel Pino Romero, José Lucas, Juan Urbano, Juan Castillo, Ricardo Valverde, Eduardo Yago, Manuel Aguilar, Juan Ruíz, Antonio Zamora, Rafael Varo (padre), Rafael Varo (hijo), Daniel Aragón, Andrés González, José Criado, Cristóbal López, Francisco Aguilar, Luís Sánchez, Andrés Mora, Pedro Estrada, Francisco Toscano, Pedro Estrada, Rafael Urbano, Joaquín Priego, Manuel Pino Prieto, Francisco García (hijo) y Pedro Algaba.

Con esta y otras iniciativas de unión y solidaridad obrera, estos trabajadores, comenzaron a sentar las bases, de lo que seria el sindicato de “La Juventud Fabril”, ligado a los trabajadores de la fabrica Carbonell & Compañia, que a lo largo de las años venideros protagonizaran situaciones de protesta y reivindicación de mejora de sus condiciones laborales y económicas, marcando con ello el referente político y sindical de los trabajadores de las fabricas en la localidad y creando en su seno una de las primeras células del Partido Comunista de España en Aguilar de la Frontera .

En un ambiente social, donde las autoridades comienzan a desarrollar los primeros planes de modernización del municipio, (alumbrado eléctrico publico, pavimentación de las calles mas céntricas y comerciales, etc.), la situación del campesinado no tiene visos de alcanzar una solución ni política, ni económica, pues la política sigue discurriendo por derroteros que en nada les son favorables y la económica continua en manos de los de siempre, situación esta que no hace sino afianzar en los trabajadores del campo la creencia de que la unión en sus agrupaciones y centrales obreras es la única solución al problema que padecen.

En esta zona de la comarca, el socialismo y seguirá manteniendo su baluarte principal en las localidades de Puente Genil y Montilla así como en Aguilar de la Frontera, donde las Agrupaciones socialistas y comunistas surgidas de la etapa anterior, entre los años 1905 y 1918, seguirán con su actividad y mantendrán activa la defensa de sus intereses hasta el golpe de estado de Primo de Rivera en el año 1923.

Respecto a las organizaciones obreras desde el inicio del golpe de estado, la tranquilidad fue la nota destacada en casi todo el movimiento obrero en Aguilar, solo alterada a finales de diciembre de 1923, al parecer por un intento comunista desencadenado a nivel general que preparaba movilizaciones importantes. Aguilar y Montilla, parece ser que se encontraban inmersas en la preparación del mismo, para el día 28 de diciembre de 1923.

La actividad de la agrupación comunista de Aguilar de la Frontera, se dejará sentir por estas fechas, una vez conformada y dirigida completamente. Será a finales de este año cuando la Dirección General de Seguridad, informará de que existen “elementos” comunistas que comienzan ya a preparar un movimiento revolucionario. Las distintas comandancias y jefes de vigilancia de las localidades donde han sido detectadas estas agrupaciones son alertados y se detiene a todos los dirigentes comunistas implicados en la acción. Los comunistas de Aguilar de la Frontera una vez más se encontrarán incluidos entre las agrupaciones a nivel nacional que coordinan la acción. Los principales dirigentes fueron detenidos y encarcelados.

“ … se ha averiguado que venían funcionando juventudes y agrupaciones comunistas en Bilbao, Eibar, Baracaldo, Ortueta, Gallerza, San Julián, La Arboleda, Detesto, Dos Camáenos, Arrigorrieta, Montilla, Aguilar de la Frontera, Villanueva de la Reina, Mieres, Sama, Oviedo, Crevillente y otras poblaciones. Para eludir en lo posible la constante vigilancia de que eran objeto los elementos sospechosos, apelaban a toda clase de ardides.

Uno de ellos era la transformación de tas agrupaciones comunistas en sociedades deportivas y de fútbol, buscando de este modo el medio de poder realizar con toda facilidad y sin peligro sus propagandas.”

A lo largo de los años comprendidos entre 1917 y 1923 se vivió un periodo caracterizado por la inestabilidad gubernamental, prueba de ello es que se sucederían en España en tan solo seis años quince gobiernos encabezados por ocho ministros distintos. Después de la crisis de 1917 se intentó la formación de diversos gobiernos de concentración nacional, pero estos se disolvían al cabo de pocos meses. Los problemas derivados de la reivindicación perdieron importancia a medida que la agitación social aumentó. La conflictividad social se daba a nivel europeo debido a la resonancia que tuvo la revolución soviética entre la clase obrera. La situación política española se complicó más en 1921 con el desastre militar de Annual en Marruecos. Las tropas españolas dirigidas por el general Fernández Silvestre fueron derrotadas por los independentistas marroquíes dirigidos por Abd el-Krim. La ocupación española de Marruecos era una cuestión de honor para España ya que era el único lugar donde España tenía colonias, pero esta ocupación les salía poco rentable económicamente y los marroquíes no cesaban de atacar a los españoles. La derrota de Annual dividió aún más a los políticos y a la opinión pública. La investigación sobre la derrota de Annual exigida por la izquierda se plasmó en el Informe Picasso que implicaba al gobierno, a altos militares y al rey. La acumulación de graves problemas que los sucesivos gobiernos no podían afrontar y la presión de las fuerzas republicanas y de izquierda llevaron al régimen de la Restauración a su fin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: